El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




Relato de un Ángel Caido



Relato de un Ángel Caido

Caminaba cabizbaja, preguntándome el cómo, el por qué... Con mis párpados húmedos por el llanto. Me dolía el alma, me dolía el corazón, me sentía tan mísera...

La luna brillaba con todo su esplendor, una noche cálida y radiante... perfecta para caminar a la orilla del mar, junto los destellos del cielo, acompañada de aquello que amas... Dios... aún recuerdo que era eso... Ha pasado tanto tiempo ya. Esta prisión vegetal ni siquiera me deja ver mas allá de un metro de mi... y aún recuerdo el tacto del agua del mar... y sus brazos, ay... Recluida y condenada en este laberinto, no hago mas que correr de un lugar a otro... Nunca se debe contradecir a los Dioses, pero lo volvería a hacer, solo por sentir de nuevo su calor... lo volvería a hacer.
Imponentes columnas de ramas y hojas secas envuelven mi apesadumbrada vida, son caminos estrechos por los que he de vagar, siento asfixia... Pues por mis pecados fui castigada en éste lugar. Las noches son tan largas y oscuras, que no puedo dormir porque todo me acecha. A cada paso que doy, mil ojos me observan relamiéndose, o simplemente deseando que baje la guardia para jugar con mi maltrecho cuerpo, desgarrándome la piel... Los árboles secos que sobresalen por las columnas de hojas, retorciéndose entre sí, cubriendo casi todo el cielo. Creo que el sol hace tiempo que se marchó de aquí y tan solo deja un reflejo de él por el día... Y pensar que hace mucho tiempo yo sobrevolaba éste lugar con pavor...
Conocía que el laberinto guardaba secretos oscuros, almas recluidas en él, mártires y condenados que fueron abandonados en él para atormentar a quien iba en contra de Dios; conocía la existencia de un ser mucho mayor que esas pobres almas de purgatorio, una criatura encargada de perseguir, como los errores del pasado y el remordimiento, a aquel que entrara en su dominios. Una criatura creada por el propio Dios, de su propia esencia, de su propio ser... Una criatura que me martiriza cada día, cada noche y que no me deja descansar, y corro, y corro tan rápido como puedo. Intento escapar de él, pero no tengo donde huir, parece que todos los caminos de éste lugar dan al mismo sitio... Se que cuando me encuentre será mi perdición, me devorará como la angustia y el dolor ahoga a quien la sufre, me abrazará el corazón sucumbiéndolo a la agonía, mi mustio corazón que tanto ha sufrido ya... Me arrancará mis roñosas alas marchitas, que ya no puedo usar, mis preciadas alas, que van dejando a mi paso un rastro de blancas plumas aladas... mis alas... ya tan solo es algo destrozado que llevo a mis espaldas, pronto desaparecerán... y cada pluma que cae, es una lagrima de dolor que inunda mi interior...
A veces me pregunto, si mereció la pena ir contra las reglas y sucumbir a la ira de Dios, si debería retractarme... la verdad no creo que Él me escuchara, pero tampoco pienso rebajarme, tengo la conciencia tranquila. No se si podré resistir mucho mas en este laberinto de torturas. Recuerdo que al enviarme a este Averno, Dios se apiadó de mi, y me confesó, que en el interior se disponían unas ruinas, con una inmensa fuente de aguas claras, donde el cielo se reflejaba... donde alrededor poblaban aún plantas vivas. Si algún día consiguiera llegar hasta él, mis pecados serían perdonados, mi alma purificada, y volvería a volar, a recorrer los cielos, a sentir el aire en mi cuerpo... Ahora no creo ni en la existencia de ese lugar, ahora no creo ni en mí... supongo que solo lo hizo para ilusionarme, y para alargar mi condena eternamente por la esperanza de encontrar ese maldito y deseado lugar. Pero estoy demasiado dolida para creer en esas ilusiones ya, no he parado de huir desde hace siglos, y ya no puedo más...
Aquí sentada intento aspirar un poco de vida que me de fuerzas a levantarme, si continúo es por ti mi amor, por la esperanza de encontrarme contigo, mi cielo. Dios hizo bien su trabajo, y aunque no lo reconozca, aún guardo la esperanza de la existencia de ese lugar... ¿Te acuerdas de mis caricias amor? Yo no puedo olvidar las tuyas... Ni tus preciosos ojos que me miraban atravesándome el alma. Tu suave rostro... tu precioso rostro que me acompaña en esta larga tortura. Y tu melodiosa voz que me consuela en mi desconsuelo... Oh, mi vida... cuanto te añoro... Al separarme de ti ya me arrebataron todo... no tiene comparación con lo que encuentro aquí, ese dolor es mas inmenso que cualquier otra pena. Me pregunto a cada momento que habrán echo contigo... Ruego que estés bien, no me perdonaría jamás el haberte condenado a ti también mi amor... mi amor...
- ¡Maldito seas dios! -Y caí de rodillas, y a los cielos grité- Mi único pecado era quererte demasiado... Amar un humano... ¡ Amarlo mas que a mi alma!
Y el cielo se quebró, y un rayo surcó la inmensa oscuridad, desafiante. Su luz iluminó mi martirio y vi la cara del horror... y corrí tanto como pude, corrí y corrí... sin mirar atrás.

autor desconocido

1 Comentario:

Autumn Sonnet ...

O.O <------Quede con esta expresion

Un Beso
ajaja

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio