El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




El Perfume (fragm)





El hombrecillo de la levita azul, sin embargo, había aparecido allí de repente, como surgido de la tierra, y tenía en la mano un pequeño frasco que en seguida procedió a destapar. Esto fue lo primero que todos recordaron: que de pronto apareció alguien y destapó un pequeño frasco. Y a continuación se salpicó varias veces con elcontenido de este frasco y una súbita belleza lo encendió como un fuego deslumbrante.
En el primer momento retrocedieron con profundo respeto y pura estupefacción, pero intuyendo al mismo tiempo que su retirada era más bien una postura para coger impulso, que su respeto se convertía en deseo y su asombro,en entusiasmo. Se sintieron atraídos hacia aquel ángel humano del cual brotaba un remolino furioso, un reflujo avasallador contra el que nadie podía resistirse, sobre todo porque no querían hacerlo, ya que el reflujo arrastraba a la voluntad misma, succionándola en su dirección: hacia él.
Habían formado un círculo a su alrededor, unas veinte o treinta personas, y ahora este círculo se fue cerrando. Pronto no cupieron todos en él y empezaron a apretar, a empujar, a apiñarse; todos querían estar cerca del centro.
Y de improviso desapareció en ellos la última inhibición y el círculo se deshizo. Se abalanzaron sobre el ángel, cayeron encima de él, lo derribaron.
Todos querían tocarlo, todos querían tener algo de él, una plumita,un ala, una chispa de su fuego maravilloso.
Le rasgaron las ropas, le arrancaron cabellos, la piel del cuerpo, lo desplumaron, clavaron sus garras y dientes en su carne, cayeron sobre él como hienas.

Pero el cuerpo de un hombre es resistente y no se deja despedazar con tanta facilidad; incluso los caballos necesitan hacer los mayores esfuerzos.
Y por esto no tardaron en centellear los puñales, que se clavaron y rasgaron, mientras hachas y machetes caían con un silbido sobre las articulaciones, haciendo crujir los huesos. En un tiempo muy breve, el ángel quedó partido en treinta pedazos y cada miembro de la chusma se apoderó de un trozo, se apartó, e impulsado por una avidez voluptuosa, lo devoró.
Media hora más tarde, hasta la última fibra de Jean-Baptiste Grenouille había desaparecido de la faz de la tierra.


Cuando los caníbales se encontraronde nuevo junto al fuego después de esta comida, ninguno pronunció una palabra.
Varios de ellos eructaron, escupieron un huesecillo, chasquearon suavemente con la lengua, empujaron con el pie un último resto de levita azul hacia las llamas; estaban todos un poco turbados y no se atrevían a mirarse unos a otros. Todos, tanto hombres como mujeres, habían cometido ya en alguna ocasión un asesinato u otro crimen infame. Pero devorar a un hombre? De una cosa tan horrible, pensaron, jamás habían sido capaces. Y se extrañaron de que les hubiera resultado tan fácil y de que, a pesar de su turbación, no sintieran la menor punzada de remordimiento.
Al contrario!
Aparte de una ligera pesadez en el estómago, tenían el ánimo tranquilo. En sus almas tenebrosas se insinuó de repente una alegría muy agradable. Y en sus rostros brillaba un resplandor de felicidad suave y virginal.
Tal vez por esto no se decidían a levantar la vista y mirarse mutuamente a los ojos.

Cuando por fin se atrevieron, con disimulo al principio y después con total franqueza, tuvieron que sonreír.
Estaban extraordinariamente orgullosos.
Por primera vez habían hecho algo por amor.


Patrick Süskind
"El perfume - Historia de un asesino"

VA - Gothic Spirits 4


VA - Gothic Spirits 4 (2CD) (2006)



CD1:
01. Lacuna Coil - Enjoy The Silence
02. Edenbridge - Evermore
03. Bloodflowerz - Violent Voices
04. Stream Of Passion - Deceiver
05. Lacrimas Profundere - Sweet Caroline
06. Mandrake - Ode To The Outsice World
07. Reflexion - Army Of Broken Hearts
08. Deathstars - Greatest Fight On Earth
09. Samael - Night Ride
10. Celtic Frost - Drown In Ashes
11. Satyrian - Eternitas
12. Mortal Love - Empathy
13. Poisonblack - Rush
14. End Of Green - Drink Myself To Sleep
15. Sinamore - Fallen
16. The Vision Bleak - Dreams In The Witch House
17. NFD - Light My Way
18. Eisbrecher - Leider

CD2:
01. Theatre Of Tragedy - Silence
02. Entwine - Out Of You
03. Moonspell - Blood Tells
04. Crematory - Kein Liebeslied
05. Zeraphine - Indide Your Arms
06. Leaves Eyes - Norwegian Lovesong
07. Atargatis - The Crystallic Ascension
08. Naio Ssaion - Static
09. Xandria - India
10. Scream Silence - Creed
11. Amorphis - Under A Soil And Black Stone
12. Saturnus - Pretend
13. Deadstar Assembly - And Ashes Will Fall
14. Blutengel - Cry Little Sister
15. Beseech - Innerlane
16. Luca Turilli - Virus
17. Nightwish - Dark Chest Of Wonders
18. Subway To Sally - Eisblumen
19. Blutkrieg 1 - Die Schwarze Gischt (Bonus)



Theatre Of Tragedy - Silence
Ver Video

Lo escrito se lo lleva el viento - André Breton





Lo escrito se lo lleva el viento

El raso de las páginas de los libros que se hojean modela una mujer tan hermosa
que cuando no se lee se contempla esa mujer con tristeza
sin osar hablarle sin osar decirle que es tan hermosa
Que cuanto uno está por saber no tiene precio
esta mujer pasa imperceptiblemente entre un murmullo de flores
para preguntar la hora o mejor quizás finge contemplar
atentamente las joyas de un modo insólito en las criaturas humanas
Y el mundo muere
una ruptura se produce en los anillos de aire
una herida a nivel del corazón
los diarios matutinos traen cantantes cuyas voces tienen el
color de la arena en orillas tiernas y peligrosas
Y a veces los vespertinos dejan paso libre a cumplidas
muchachitas que conducen fieras encadenadas
pero lo mejor está en el intervalo entre ciertas letras
donde manos más blancas que el cuerno de las estrellas a mediodía
saquean un nido de golondrinas blancas a fin de que llueva para siempre
Tan bajo tan bajo que las alas no puedan entremezclarse
manos por las que se asciende hasta brazos tan leves
que el vapor de los prados en sus graciosas volutas sobre las
charcas es su espejo imperfecto
Brazos que sólo se articulan al peligro excepcional de un cuerpo
creado para el amor
cuyo vientre llama a los suspiros de las zarzas llenas de velos
y que sólo tiene de terrestre la inmensa verdad de hielo de los
trineos de miradas sobre la extensión absolutamente blanca
de lo que no veré nunca más a causa de una venda maravillosa
que es la que utilizo al jugar al gallo ciego de las heridas

André Breton

Black Heaven - Chapter One


Synth / Electro / Gothic Rock

Black Heaven - Chapter One (2001)



01 - The beginning 3:28
02 - Dämonen 5:53
03 - Agony 4:18
04 - Nightfall 4:24
05 - Drown in my dreams 5:01
06 - Engel weinen heimlich 4:41 Preview
07 - Silence 4:28
08 - Kein Ton 4:52
09 - Tireless 5:05
10 - The apparition 4:07
11 - Beauty of the night 5:18
12 - Lebendig begraben 2:51




Black Heaven - Kein Ton
Ver Video


La Pesadilla del Matemático - Bertrand Russell





La Pesadilla del Matemático
Bertrand Russell

La visión del profesor Squarepunt

EXPLICACIÓN PRELIMINAR
Mi recordado amigo el profesor Squarepunt, el eminente matemático, fue durante toda su vida amigo y admirador de sir Arthur Eddington. Sin embargo, existía un punto en las teorías de sir Arthur que siempre turbaba al profesor Squarepunt, y era aquel el poder místico, cósmico, que sir Arthur confería al número 137. Si las propiedades que a dicho número se le suponían hubieran sido meramente aritméticas, no habría surgido dificultad alguna. Pero era, sobre todo en física, donde el 137 mostraba toda su virtualidad, la cual no era desemejante a la atribuida al número 666. Resulta evidente que las conversaciones con sir Arthur influyeron en la pesadilla del profesor Squarepunt.


El matemático, agotado por un día completo de estudio de las teorías de Pitágoras, se durmió finalmente en un sillón, donde un singular drama visitó sus dormidos pensamientos. Los números, en este drama, no eran las inermes categorías que él había considerado previamente, sino seres vivos, con aliento, dotados de todas las pasiones que estaba acostumbrado a comprobar en sus colegas, los matemáticos. En su sueño, se hallaba él en pie en el centro de una infinidad de círculos concéntricos. El primer círculo contenía los números del 1 al 10; el segundo, del 11 al 100; el tercero, del 101 al 1.000, y así sucesivamente, sin límite alguno, sobre la superficie infinita de una llanura sin confines. Los números impares eran varones, los pares hembras. Junto a él, en el centro, se hallaba Pi, el maestro de ceremonias. El rostro de Pi estaba enmascarado, pues era sabido que nadie podía mirarlo y sobrevivir; pero ojos penetrantes miraban a través del antifaz, inexorables, fríos y enigmáticos. Cada número tenía su nombre claramente señalado sobre su uniforme. Las diferentes clases de números tenían diferentes uniformes y diferentes formas: los cuadrados eran tejas, los cubos eran dados, los números redondos eran bolas, los primos indivisibles cilindros, y los números perfectos llevaban corona. Además de la diferencia de formas, los números eran también diferentes en cuanto a color. Los siete primeros círculos concéntricos poseían los siete colores del arco iris, excepto los formados por el 10, 100, 1.000, y así sucesivamente, que eran blancos, mientras el 13 y el 666 eran negros. Cuando un número pertenecía a dos de estas categorías —por ejemplo si, como el 1.000, era a la vez número redondo y cubo— llevaba un uniforme más honroso, y los más honorables eran los más escasos entre el primer millón de números.
Los números bailaban alrededor del profesor Squarepunt y de Pi un vasto y complicado ballet. Los cuadrados, los cubos, los primos, los números piramidales, los números perfectos y los redondos, se agitaban, entretejiendo cadenas, en una danza infinita y abrumadora; y mientras bailaban entonaban una oda a su propia grandeza:

Somos los números finitos.
Somos la materia del mundo.
Cualquier confusión que aflija a la Tierra
por nosotros es resuelta.
Reverenciamos a nuestro maestro Pitágoras
y profundamente despreciamos a las brujas y a los asnos.
Ni la bruja de Endor, ni al monte de Balaam
reconocemos como fuentes de sabiduría.
Mas, circularmente, en inacabable ballet
nos movemos, como cometas vistos por Halley.
Y honrados por el inmortal Platón
no creemos en la grandeza posterior de ningún mortal
Seguimos las leyes
sin una pausa,
pues somos los números finitos.

A una señal de Pi cesó el ballet, y, uno por uno, los números fueron presentados al profesor Squarepunt. Cada uno hizo un breve discurso, explicando sus méritos peculiares.
1: Soy el padre de todos, el padre de infinita progenie. Ninguno existiría sin mí.
2: No te estires tanto. Sabes que se necesitan dos para hacer más.
3: Soy el número de los triunviros, de los sabios orientales, de las estrellas del cinturón de Orión, de los Hados y de las Gracias.
4: Pero sin mí nada tendría cuatro esquinas; en el mundo no habría honestidad. Soy el guardián de la Ley Moral.
5: Soy el número de los dedos de una mano. Hago pentágonos y pentagramas. Sin mí, el dodecaedro no podría existir, y, como sabe todo el mundo, el universo es un dodecaedro. Así, sin mí, no habría universo.
6: Soy el número perfecto. Sé que tengo rivales advenedizos: el veintiocho y el cuatrocientos noventa y seis pretenden a veces ser iguales a mí. Pero están situados demasiado abajo en la escala jerárquica para contar contra mí.
7: Soy el número sagrado: el número de los días de la semana, el número de las Pléyades, el número de los candelabros de siete brazos, el número de las iglesias de Asia y el número de los planetas, pues no reconozco a ese blasfemo de Galileo.
8: Soy el primero de los cubos, exceptuado el pobre viejo Uno, que hoy día ya no se usa.
9: Soy el número de las musas. Todos los encantos y refinamientos de la vida dependen de mí.
10: Bien está, miserables unidades, que alardeéis; pero soy el dios-padre de las infinitas mesnadas que me siguen. Toda unidad me debe su nombre, y sin mí reinaría el desorden en vez de una estricta jerarquía.
En este momento el matemático, aburrido, se volvió hacia Pi y le dijo:
—¿No cree usted que el resto de las presentaciones deberían darse como efectuadas?
Ante esto, se elevó un griterío general:
11: Sí, yo he sido el número de los apóstoles, después de la defección de Judas.
12, que exclamó:
—Fui el dios-padre de los números en tiempo de los babilonios, y fui un dios-padre superior a ese miserable Diez, que debe su posición a un accidente biológico antes que a excelencia aritmética.
13: Soy el señor de la adversidad. Si se muestra grosero conmigo, le pesará.
Se elevó tal alboroto que el matemático se tapó los oídos con las manos y dirigió una implorante mirada en dirección a Pi. Éste agitó su vara de mando y gritó con voz de trueno:
—¡Silencio!, u os trocaréis en números inconmensurables.
Todos se pusieron lívidos y se sometieron.
Mientras duró el ballet, el profesor había estado observando un número, entre los primos, el 137, que parecía indómito y remiso a aceptar su sitio dentro de la serie. Repetidamente, intentó colocarse delante del 1, del 2 y del 3, haciendo gala de una agresividad que amenazaba destruir la armonía del ballet. Lo que pasmó al profesor Squarepunt aún más que esta desordenada conducta fue la aparición del confuso espectro de un caballero de Arturo, el cual insistía murmurando al oído del 137:
—¡Vamos, ve! ¡Ponte a la cabeza!
Si bien los nebulosos rasgos del espectro hacían difícil la identificación, el profesor reconoció al fin la oscura figura de su amigo sir Arthur. Esto le hizo simpatizar con el 137, pese a la hostilidad de Pi, que trataba de reducir al rebelde número primo.
Por fin, el 137 exclamó:
—Es una maldición el exceso de burocracia que hay aquí. Lo que yo deseo es la libertad para el individuo.
La máscara de Pi contrajo el entrecejo, pero el profesor intercedió diciendo:
—No sea demasiado severo con él. ¿No ha observado que está regido por un Familiar? Conocí en vida a este Familiar y, por lo que veo, puedo garantizar que es él quien inspira los sentimientos antigubernamentales del Ciento Treinta y Siete. En cuanto a mí, me gustaría oír lo que el Ciento Treinta y Siete tenga que decir.
Un tanto recelosamente, Pi dio su consentimiento. El profesor Squarepunt dijo:
—Dime, Ciento Treinta y Siete: ¿cuál es el motivo de tu rebelión? ¿Es una protesta contra la desigualdad lo que te inspira o simplemente que tu ego se ha desbordado por las alabanzas de sir Arthur? ¿O se trata, como intuyo a medias, de una profunda repulsa ideológica de la metafísica que tus colegas han absorbido de Platón? No temas decirme la verdad. Haré de intermediario con Pi, acerca de quien sé tanto, por lo menos, como él de sí mismo.
Ante éstas, el 137 prorrumpió en vehemente discurso:
—¡Tiene usted razón! Es su metafísica lo que no puedo soportar. Pretenden aún ser eternos cuando su propia conducta muestra que no creen en tal cosa. Todos nosotros encontrábamos triste el cielo de Platón y decidimos que gobernar el mundo sensible sería mucho más interesante. Desde que bajamos del Empíreo hemos sentido emociones semejantes a las vuestras: Cada número impar ama a su correspondiente número par, y cada uno de éstos se comporta con afecto hacia los impares, pese a encontrarlos muy extraños.1
Nuestro imperio, ahora, es de este mundo, cuya suerte será también nuestra suerte.
El profesor se halló de completo acuerdo con el 137, pero todos los demás, incluyendo a Pi, le consideraron un blasfemo, y se abalanzaron sobre ambos, número y profesor. La infinita hueste, que se extendía en todas direcciones más allá de lo que la vista podía alcanzar, se precipitó también sobre el profesor, con un furioso zumbido. Por un momento se sintió aterrorizado, pero después se recobró, y reuniendo súbitamente su reanimada sabiduría, gritó con voces estentóreas:
—¡Atrás! ¡No sois más que convivencias simbólicas!
Con un lamento de premonición y muerte, el conjunto de la vasta hueste se disipó en la niebla. Al despertarse, el profesor se oyó a sí mismo las siguientes palabras:
—¡Y otro tanto digo de Platón!

Pesadillas de Personas Eminentes


In Strict Confidence - Babylon


Industrial / EBM
In Strict Confidence - Babylon (2cd)





CD1:
1. Babylon [extended version] [06:51]
2. Babylon [club mix] [07:26]
3. Blue Light [04:04]
4. Babylon [l'ame immortelle remix] [03:45]
5. Babylon [sleeper edit] [05:57]
6. Deep Black [06:40]

CD2:
1. Babylon [stevedragon remix] [06:57]
2. Babylon [monstre mekunnik mix] [05:13]
3. Babylon [hecq remix] [04:55]
4. Morph the Visions [07:38]
5. Babylon [nebukadnetzar] [05:23]
6. Babylon [battlewind version] [04:50]
7. Babylon [short radio edit] [03:48]



In Strict Confidence - Babylon
Ver Video


Vendemmian - One More Time


Gothic Rock
Vendemmian - One More Time (2008)



01. Talk Talk
02. Give It Up
03. End Like This
04. Give And Take
05. Down On The Ground
06. Another Day
07. Starter For Ten
08. Didn't Say It Was You
09. Seen Enough
10. Too Late



El perfecto asesino - François Ayel Sampellegrini


El perfecto asesino

Pensar que el tiempo
es el asesino perfecto
y dentro de él las horas
nadan en un mar muerto.

Los minutos apuñalan
a la gente que vaga
desconociendo el vacio
de las almas lavadas.

¿Cuáles serán sus gritos
si resucitan en las mañanas?
Solo he visto su dolor
marchitarse en el frío
del correr de las sanguinarias hadas,
incrustándose en piedras heladas.

Pensar que se caen las horas
de una noche constelada.
tal vez desangrándose
como una víctima en su cama.

Encapuchado prepara su cuchillo
asesinando los segundos.
Caen mis sentidos
atormentados cada minutos.

Pensar que en tres horas
mi cuerpo quedara esparcido
por este cruel asesino que ya no tiene honra.
Vilmente te habrás ido
y mi ser estará sin destino ahora.

Oda a la oscuridad – François Ayel Sampellegrini

VA - Gothic Spirits 3


VA - Gothic Spirits 3 (2CD) (2006)



CD1:
01. Nightwish - Wish I Had An Angel
02. Lacuna Coil - Heaven's A Lie
03. Xandria - Fight Me
04. Flowing Tears - Mine Is The Ocean
05. Evereve - A Scornful Love
06. Sinamore - Sleeping Away
07. Scream Silence - Homecoming
08. Amorphis - House Of Sleep
09. Tiamat - Carry Your Cross And I'll Carry Mine
10. Naio Ssaion - The Mirror
11. Mandrake - The Necklace
12. Tristania - Libre
13. Orphenage - Driven
14. The Kovenant - Star By Star
15. Deathstars - Tongues
16. Crematory - Reign Of Fire
17. Eisbrecher - Schwarze Witwe
18. Lacrimosa - Lichtgestalt

CD2:
01. The 69 Eyes - Sister Of Charity
02. Moonspell - A Walk On The Darkside
03. Sentenced - Ever-Frost
04. End Of Green - Weakness
05. Darkseed - Ultimate Darkness
06. Edenbridge - Shine
07. Mortal Love - Serenity
08. Visions Of Atlantis - Lost
09. Therion - Abraxas
10. Dark Suns - The Euphoric Sense
11. Stream Of Passion - Spellbound
12. Angelzoom feat. Roedernallee - Into My Arms
13. Leaves' Eyes - Farewell Proud Men
14. The Vision Bleak - Sister Najade (The Tarn By The Firs)
15. Gothminister - Leviathan
16. Fields Of The Nephilim - Straight To The Light
17. Letzte Instanz - Sonne




Moonspell - A Walk On The Darkside
Ver Video


El Laberinto de la Soledad - Octavio Paz


El Laberinto de la Soledad
Octavio Paz





"No toda la población que habita nuestro país es objeto de mis reflexiones, sino un grupo concreto, constituido por esos que, por razones diversas, tienen conciencia de su ser en tanto que mexicanos.
Contra lo que se cree, este grupo es bastante reducido. En nuestro territorio conviven no sólo distintas razas y lenguas, sino varios niveles históricos. Hay quienes viven antes de la historia; otros, como los otomíes, desplazados por sucesivas invasiones, al margen de ella. Y sin acudir a estos extremos, varias épocas se enfrentan, se ignoran o se entredevoran sobre una misma tierra o separadas apenas por unos kilómetros. Bajo un mismo cielo, con héroes, costumbres, calendarios y nociones morales diferentes, viven "católicos de Pedro el Ermitaño y jacobinos de la Era Terciaria".
Las épocas viejas nunca desaparecen completamente y todas las heridas, aun las más antiguas, manan sangre todavía. A veces, como las pirámides precortesianas que ocultan casi siempre otras, en una sola ciudad o en una sola alma se mezclan y superponen nociones y sensibilidades enemigas o distantes."
Octavio Paz







Nadie en México, salvo Octavio Paz, había visto en la palabra soledad un rasgo constitutivo, esencial digamos, del país y sus hombres, de su cultura y su historia. México —su identidad, su papel en el mundo, su destino— ha sido, desde la Revolución, una idea fija para los mexicanos. México como lugar histórico de un encuentro complejo, trágico, creativo de civilizaciones radicalmente ajenas; como el sitio de una promesa incumplida de armonía social, avance material o libertad; como tierra condenada por los dioses o elegida por la Virgen; como una sociedad maniatada por sus complejos de inferioridad: todo eso y mucho más, pero no un pueblo en estado de soledad.



VA - Gothic Spirits 2



VA - Gothic Spirits 2 (2CD) (2005)



CD1:
01. Leaves' Eyes - Elegy
02. Subway To Sally - Sieben
03. Nightwish - Walking In The Air
04. Therion - The Klysti Evangelist
05. Atrocity - Cold Black Days
06. Kirlian - Blue Room
07. Midnattsol - Unpayable Silence
08. Deathstars - Synthetic Generation
09. Xandria - In Love With The Darkness
10. Battlelore - Elves Of Luva
11. Graveworm - (N)Utopia
12. Megaherz - Hurra Wir Leben Noch
13. Darkwell - Metatron
14. Frank Zander - Nachbar
15. Stoa - In Memoriam
16. Milu Mit Kim Sanders and Peter Heppner - Aus Gold
17. 3-11 Porter - Surround Me With Your Love

CD2:
01. Nightwish - The Siren
02. Elis - Der Letzte Tag
03. Crematory - Open Your Eyes
04. Kirlian Camera - Eclipse
05. De/Vision - Aimee
06. Visions Of Atlantis - Send Me A Light
07. Clan Of Xymox - A Day
08. Beseech - Bittersweet Tragedy
09. To/Die/For - Anos De Dolor
10. Atrocity - Enigma
11. Zeraphine - Die Macht In Dir
12. Angelzoom feat. Joachim Witt - Back In The Moment
13. Lacrimas Profundere - Ave End
14. Wolfsheim - Kein Zuruck
15. Alquimia - Encinerada
16. Avalist - Silence
17. Code Indigo - Code 14




Zeraphine - Die Macht in dir
Ver Video


El Vampiro Baltazar..





El Vampiro Baltazar....
Barnabás


Baltasar, desde sus primeros días, supo lo que era el sabor de la sangre, su joven madre tenía sus pezones demasiado sensibles y por comprarse además sostenes que traían cierto armazón de alambre que hacían resaltar sus senos, le producían por el roce con el metal, junto a la succión de Baltasar pequeñas heridas que soltaban gotitas de sangre en su leche materna.

Con el tiempo, cuando Baltasar se caía o se cortaba por accidente, podía pasarse horas lamiendo y chupando la herida, encontrando un goce extraordinario en el salado sabor de la sangre, al ir creciendo, se cortaba intencionalmente los dedos en un principio, después en cualquier parte, solo para poder succionar el rojo líquido que para el tenía mejor sabor que cualquier vino tinto u otra bebida, Baltasar sentía que cada vez que pasaba sangre por su garganta se renovaba, que sus fuerzas crecían, era para él, algo beatífico y sagrado.

Al ir a la escuela, fue poco a poco quedando aislado, ni a él le interesaba mayormente la compañía de los demás educandos, ni a ellos les atraía jugar con este niño Baltasar, que en los primeros días de asistir al establecimiento educacional, al jugar al “pillarse”, se había abalanzado sobre una compañerita que en la excitación del arrancar, se había caído, rompiéndose levemente la rodilla izquierda, a chuparle la herida sangrante, no le importo que estuviera con tierra, tampoco le importaron los llantos primero de la niña, ni los gritos que ella emitió después, ni que al fin un profesor que acudió al lugar tuviera que golpearle para poder desprenderlo de la pierna de la niña, cual garrapata. En aquella oportunidad los padres de Baltasar no atinaban a dar respuesta al hecho, al fin se llegó al acuerdo de vigilar a Baltasar por ambas partes y ver como seguía el asunto, y fue quizás esta vigilancia solapada, pero que un sensible Baltasar podía descubrir a sus cortos años fácilmente, que a la larga terminó por alejar permanentemente a Baltasar de sus compañeros.

No fue por ello un mal estudiante, ya que para los que viven fuera de la sociedad (no es necesario ser un delincuente para ser un paria) la fantasía pasa a ser su reino, se convirtió en un lector voraz, en un decorado más de la biblioteca de su escuela, así supo algo que le marcaría su existencia, se enteró una tarde lluviosa que pertenecía a una raza, la de los llamados “vampiros”, seres inmemoriales, que vivían de noche, que nunca morían si lograban beber cada cierto tiempo sangre humana. Baltasar ya casi estaba por entrar en su adolescencia cuando supo al fin lo que era y de el porque de su afán de beber sangre, ya que obviamente había seguido succionando su propia sangre sin que fuera notado, continuo leyendo lo que fuera que hablara sobre vampiros, y prontamente se dio cuenta que él solo tenía el comportamiento de beber sangre, de poderes como volar, convertirse en lobo o murciélago, de dormir en ataúdes y demás características que las tradiciones daban a estos seres maravillosos para él, no las tenía..., ni las tendría nunca, sin embargo al reflexionar sobre el asunto, concluyó que la chusma ignara le había atribuido con el correr de los siglos estas características fantásticas a los seres humanos como él, que gozaban con la sangre corriendo por sus labios y gargantas, así, trataban en su ignorancia de explicar lo inexplicable para ellos..., y en cierto modo también para Baltasar, ya que nunca supo porque precisamente él tenía que beber sangre, solo sabía que le encantaba y le hacía sentir mejor y superior.

Fue en su adolescencia que empezaron los sueños, sueños en que Baltasar si tenía todos los poderes de un vampiro, soñaba que dormía en un ataúd, que en verdad era un sepulcro de piedra, antiquísimo con letras grabadas en un idioma, que por casualidad al ver unas iguales en sus amados libros, se enteró que era latín, la tapa de este sarcófago estaba rota, y cuando Baltasar despertaba en sus sueños, la corría con sus manos, que eran ya no pálidas, sino que blancas, albas manos de uñas puntiagudas y afiladas, al salir, veía un paisaje de colinas verdes, ya que la tumba se encontraba en la cima más alta de estas, y habían unas ruinas de columnas caídas, de bustos de cabezas de personas perdidas en el tiempo, o de dioses que vivían olvidados en sus parnasos paganos, fue en otro de sus sueños que al ver a una escultura de las pocas intactas del lugar, que reconoció a la deidad que parecía saltar con unos pies de cabra de pezuñas hendidas, de torso robusto, que en una de sus manos sostenía una flauta pequeña, de barbuda cara de rasgos caprinos, de maléfica sonrisa y de cabellos ensortijados, coronados con racimos y hojas de uva, era el gran dios Pan, así se enteró que las ruinas donde reposaba eran romanas, y que seguramente en ellas se celebraron los olvidados ritos a deidades como Pan, Dionisio, Zeus y demás dioses de los romanos, incluso cuando Baltasar con el tiempo fue un experto en controlar sus visiones y se dedicó en muchas ocasiones a estudiar las ruinas y los alrededores, descubrió signos inequívocos de que allí se habían celebrado ritos a deidades aún más antiguas que las de los romanos, aunque indudablemente a su vez se encontraba en algún lugar de la Roma, (que a veces antigua y en otras ocasiones estaba seguro que sino era la época actual, era una muy cercana a nuestros días), encontró signos inconfundibles de la adoración al dios astado y a su compañera, representados en unos antiquísimos grabados hechos en piedras, en que se veía al dios con su cornuda cabeza poseyendo a su también cornuda compañera, y en otros, corriendo ambos en pos de la caza, en que Baltasar contemplaba incrédulo como en la reproducción en la roca inmemorial, el dios bebía la sangre de lo que cazaba..., también encontró otros signos, pero de épocas mucho más cercanas a la nuestra, de naturaleza medieval, clara muestra de que el lugar en que en sus sueños reposaba su cuerpo de vampiro, también había sido destino de brujas y brujos, que celebraban el Sabbath en esas soledades, encontró grabados de tosca manera el Bafhometh y nombres como Astharot, Belial, Amón, y el de la antiquísima Lilith, quien supo también era una vampiresa..., el cristianismo parecía no haber pisado, (quizás no podía), el lugar jamás.

Pero estas excursiones llamémoslas antropológicas, no siempre podía realizarlas Baltasar en sus sueños, solo podía hacerlo cuando el vampiro que era en ellos estaba ahíto de sangre y podía si así lo deseaba darse el lujo de vagabundear por sus dominios, en muchas otras ocasiones, Baltasar debía emprender largos vuelos nocturnos, solo con la compañía de lechuzas, murciélagos y demás seres volantes de la noche, volaba hacía villas en que vivían familias campesinas, que trabajaban en el fértil valle que había en esos lugares, ahí Baltasar llegaba a posarse en tejados de paja, o en ventanales que no tenían vidrios y que de noche se cerraban con puertas de madera, nada podía detenerle, ya que podía penetrar en cualquier habitación como una bruma que se filtraba por cualquier rendija, una vez adentro vampirizaba a la víctima que en la habitación estuviera, siempre prefería morder en el cuello, ya que ahí la sangre manaba rauda una vez que enterraba sus afilados colmillos, si embargo, si la pieza era una joven de excepcional belleza por ejemplo, prefería morder sus lóbulos, o algún dedo de sus pies y disfrutar tanto de la belleza de la joven, como de ir sorbiendo gota a gota la sangre de la chica, que era la vida para él.

Pero en otros desesperantes sueños, no había victima alguna para saciar su sed, ya fuera porque con el correr de los siglos, las aldeas y villas muchas veces eran arrasadas por algún desastre y los sobrevivientes emigraban, o porque había llegado alguno de los siervos de la nueva deidad de procedencia judía, este dios, supo con extrañeza Baltasar en su ser de vampiro onírico, no se le representaba como a una linda muchacha semi-desnuda, ni tenía las características de las deidades griegas y romanas, armónicas, bellas y que elogiaban algún aspecto agradable de la vida, como el sexo, el comer bien o la guerra, sino que aparecía clavado en unos maderos que formaban una cruz, todo sangrante, herido y moribundo como un loco mal matado, aunque fuera la preciada sangre que manaba de sus heridas, a Baltasar solo le producía repugnancia y asco, y notó que sus sirvientes, siempre vestidos de negro como los cuervos, además de no tener mujer conocida y refocilarse en las hijas pequeñas y también en los pequeños hijos de los crédulos campesinos, habían pasado de en un principio de mendigarles su alimento a exigírselo, quedándole para siempre la impresión al vampiro Baltasar de ser unos aprovechados, traían secretos para combatirle, así empezaron a aparecer ajos y sus flores en las tapiadas ventanas, cruces con el moribundo retratado colgante en ellas, de un metal que llamaban plata, agua y un pan que llamaban ostia que estaban consagradas al crucificado y que le impedían también entrar por su sangre, un odio visceral se fue incubando en él hacía esta ralea que le quitaba la comida y la vida.

En muchas de estas ocasiones, en que no podía beber sangre en sus sueños, Baltasar bebía y bebía café negro sin azúcar, trataba de conseguirse pastillas que le mantuvieran despierto, por que sabía que al cerrar los ojos y dormirse, despertaría en su frío sepulcro de piedra, solo para que una sed horrible, y un dolor que mataría a cualquier humano en horas le atormentara. Así sus años de adolescente, se esfumaron rápidamente, entre lecturas y sueños a veces sublimes de felicidad y en otros, los sueños “secos” como él lo llamaba, en que pasaba días sin dormir, a fuerza de hipnóticos y estimulantes, finalmente se dio cuenta que el solo sorber de sus llagados brazos su sangre no lograba que en su vida de vampiro onírico tuviera alguna paz, así, por ello a sus 15 años, y con casi una semana sin dormir, se adjudico un gato del barrio, y procedió a cortarle el cuello con un cuchillo, trato primero de recoger la sangre en un pocillo, sin mayor resultado, finalmente poso sus labios directamente en el corte, y succiono la sangre del animal con un placer tan grande que se quedo dormido con el muerto animal en sus brazos, y soñó al fin que era el vampiro saciado que podía vagar en su colina de ruinas y que podía volar en búsqueda de nuevas victimas.

Baltasar, al salir de sus estudios secundarios con brillantes notas, decidió estudiar algo corto y técnico, necesitaba salir de la casa de sus padres, ya le era cada vez más difícil conseguirse animales que desangrar, y además ya los ojos de los dueños de las perdidas mascotas le seguían con disimulo, esperando descubrirlo en algo, nunca dejo huella alguna, siempre las atacaba en segundos y las enterraba una vez desangrados, muy lejos de su casa y barrio, sin embargo el que fuera un solitario, casi un anacoreta, que siempre vistiera de negro, que solo se le viera salir al caer el sol y siempre de prisa, que nunca se le viera con nadie, le hacían ganarse todos los cuchicheos y rumores de las viejas de las parroquias que le hacían partícipe de todos sus temores, desde robos, hasta juntas con el diablo.
A Baltasar esto le traía sin cuidado, sabia que de rumores a nadie se arresta, además por rumores ya esta más que acostumbrado, más le preocupaba que sus padres le miraran raro, ya que ellos si habían sido testigos de sus cambios, de cómo desde pequeño solo quiso vestir ropa negra, de cómo cuando ya pudo ser relativamente dueño de sus actos, salía solo de noche no para ir alguna fiesta, ni para juntarse con alguna noviecita (mal parecido por lo demás no era) sino que para vagar por cementerios, ir a ver películas de trasnoche, siempre de terror o de vampiros, de tener su pieza tapizada de posters de películas de vampiros, monitos de colección y de grupos de Black o Death Metal, que en sus líricas o vestimentas, que el imitaba, se reflejaba el vampirismo en ellas.

Por estas razones, estudió un par más de años computación y al egresar luego de un corto periodo de trabajo en una empresa, logró , gracias a sus esfuerzos y estudios, poder trabajar desde su casa gracias a Internet, así pudo salir al fin de la casa de sus padres a un enano departamento en el centro de la ciudad y ahí vivir de noche, como siempre quiso hacerlo, como un vampiro, el que viviera solitario le importaba un rábano, él tenía su vida en sueños, donde era en verdad un vampiro, tan viejo como el tiempo, a los 22 años viviendo solo, sin horarios casi, durmiendo de día, trabajando en su pc de noche, y con dinero para cada tanto comprar en el mercado animales para matar y chuparles la sangre en su departamento Baltasar se sentía por primera vez en paz consigo mismo.

Y esta paz se le terminó a Baltasar el día, o mejor, la noche en que la sangre que había bebido de un conejo que había comprado para ese fin, no le dio la paz de sus sueños de vagancia, y la sed le atenazó como nunca antes, sentía cuchillos en su garganta de vampiro onírico, y por primera vez también cuando estaba despierto por las noches, fue ahí cuando Baltasar temió volverse loco (nunca se le pasó por su mente que su actuar y vivir fuera causa de la insana) no podía trabajar, el día llegaba y no se atrevía a dormir al tener la certeza que la opresión que sentía en la garganta se centuplicaría en sus sueños..., soportó los dolores un par de semanas, lo mismo el sueño pero en el amanecer del día quince, ya no le fue posible, salió en ese amanecer, premunido de su fiel navaja, y en una solitaria calle una ya vieja prostituta que media ebria que se le acerco, fue la primera de muchas victimas humanas que sació su eterna sed vampírica.

Todas estas cosas sin embargo, no lograron convencer al jurado que 10 años después, es decir a sus 32 años, con, se calculó, más de 250 víctimas a su haber, le fuera conmutada la pena de muerte por la de una cadena perpetua en un manicomio.

Dicen si los soñadores como él, que en las colinas sin tiempo, pero que están y no están en la antigua Roma, hay un vampiro que a llegado a ser rey en esos dominios perdidos, que a superado al tiempo y la muerte ya por tanto tiempo, que lo que alguna vez murió y volvió a vivir ya es eterno, y que su señorío reparte tinieblas cada vez más grandes.

alfredoayala_r@yahoo.com


VA - Gothic Spirits 1


VA - Gothic Spirits (2CD) (2005)




CD1:
01. Nightwish - Nemo
02. Eisbrecher - Eisbrecher
03. Umbra Et Imago - Lieber Gott
04. Crematory - Reign of Fear
05. Clan of Xymox - Back Door
06. Angelzoom - Turn the Sky
07. Haggard - Herr Mannelig
08. Rosenstolz - Nur Einmal Noch
09. To/Die/For - Silence Tells More
10. After Forever - Digital Deceit
11. Therion - Lemuria
12. The Cassandra Complex - Never
13. Asrai - Touch in the Dark
14. Arcane - Gloria
15. Runrig - Alba
16. Maxxess - Trance Lation

CD2:
01. Angelzoom - Fairyland
02. Wolfsheim - Blind (Radio Version)
03. Black Sabbath - Headless Cross
04. Nightwish - Bless the Child
05. Crematory - Revolution
06. Epica - Feint
07. Umbra Et Imago - Mea Culpa
08. Eisbrecher - Herz Steh Still
09. Xandria - Ravenheart
10. Therion - Call of Dagon
11. Stalingrad - Der Letzte Flug
12. Frank Zander - Es Fahrt Ein Zug Nach Nirgendwo
13. Deathstars - Syndrome
14. Acapulco Gold - Sodom und Gomorrha
15. Alquimia - Floralia
16. Megaherz - Freiflug
17. Artus - Come Along
18. In the Nursery - Soeurette




After Forever - Digital Deceit
Ver Video


Aquella Noche...



Aquella Noche...


Desnudaron su cuerpo las madrinas,
y habláronle al oído sobre el caso...
su mirada volviose a las cortinas
y enrojeció su faz como el ocaso.

Sentándose en el lecho,
rodó por sus espaldas,desgreñada,
de sus negros cabellos la cascada;
en tanto que su pecho
hinchábase cual honda alborecente
y sus manos temblaban castamente.

Las ocultas consignas postrimeras,
-libertando sus piernas de las ligas-
muy serias le dijeron sus amigas...
Mientras pasaba eso,
la blanca morbidez de sus caderas,
de la lámpara tenue ante el reflejo,
temblaba incitadora en un espejo,
propicia para el tacto y para el beso.

Llegó el momento de quedarse a solas.
Por su carne rosada y palpitante
corríale el rubor en tibias olas,
y su pecho cual nunca le latía.

(Escuchóse la entrada del amante).
Tembló entonces,y haciendo que dormía,
meditó en las angustias del instante...

El contempló su forma inmaculada.
Iluminó su faz un gesto malicioso.

Y el instante llegó.
Lentamente en las sábanas se hunde...
Su mente en el pudor ya no pensó...
La estancia en las tinieblas se refunde...
Siente ella el cuerpo acariciado y preso...
Febril resuena la explosión de un beso...
Un cuerpo con el otro se comprime...
La besa él,y con pasión le nombra...
Ella lo abraza y con ternura gime:
hasta que raudamente entre la sombra,
-cual eco virginal,ardiente y vivo,-
se pierde un grito corto y convulsivo...!

Claudio de Alas,1918(aproximadamente)

Foto:Chris Cheetham

Untoten - Vampire Book


Darkwave
Untoten - Vampire Book (2000)



1-Abdomination
2- Bite Me (Take me to the limit)
3- Absence Of Light
4- Love Spell
5- kindertotenlied
6- darkroom
7- Swamsong
8- Blood Countess
9- Vampire Book
10- Outro


Abdomination


Sobre "sentipensante"





¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos? Desde que entramos en la escuela o la iglesia, la educación nos descuartiza: nos enseña a divorciar el alma del cuerpo y la razón del corazón.
Sabios doctores de Ética y Moral han de ser los pescadores de la costa colombiana, que inventaron la palabra sentipensante para definir al lenguaje que dice la verdad.

Eduardo Galeano / El libro de los abrazos.


imágen: Miguel Ruibal

Chavez y el SIIIII


Me atrasé con esta entrada! culpa de mi conexión, pero no dejo de alegrarme por el pueblo hermano de Venezuela!!!!

Chávez ratificó el liderazgo con una mayoría clara


Miles de corazones paralizados frente a las pantallas de los televisores estallaron en alegría que se derramó en los cerros, los barrios y las avenidas de la noche de Caracas, cuando la autoridad electoral confirmó la victoria del Sí a la enmienda de cinco artículos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que desde ahora permitirán eventuales postulaciones sucesivas a todos los cargos electivos.

“Te felicito por una victoria que por su magnitud es imposible medirla” le dijo el líder cubano Fidel Castro al presidente venezolano apenas conocidos los resultados, según contó el mismo Chávez desde el “balcón del pueblo”, en el Palacio de Miraflores. “Hoy se estaba definiendo mi destino político”, recordó el mandatario venezolano y contestó en parte el interrogante de Fidel. “A partir de este instante me consagro íntegramente al pleno servicio del pueblo venezolano. Una consagración definitiva”.


Palabras que sonaron como un yunque al cuello en el comando de campaña del “No”, donde antes de los números oficiales varios dirigentes intentaron asegurar que contaban con “buenos números” sobre la performance de la opción negativa.

Tercer ciclo

“Ahora se viene lo bueno”, aseguró Chávez. “Con esta victoria de hoy comienza el tercer ciclo histórico de la revolución bolivariana, del 2009 al 2019”, remarcó el presidente venezolano mientras recibía a los que llegaban en largas caminatas hasta el palacio de gobierno. “El camino es el camino de la dignidad del pueblo. Ese camino tiene un sólo nombre: el socialismo”, reafirmó.

“A menos que el pueblo disponga otra cosa, este soldado es ya precandidato a la presidencia de la República, para el 2013 al 2019”, gritó Chávez y arrancó una ovación de las mayorías que ganaron las calles de Venezuela nuevamente, después de dos elecciones con sabor amargo. La de diciembre de 2007, cuando por una pequeña diferencia se impuso el “No” a la reforma constitucional y la reciente de noviembre de 2008, cuando el Partido Socialista Unido de Venezuela no logró reconquistar y tampoco retener las gobernaciones y alcaldías de algunos de los distritos más poblados del país.

En el mismo discurso de la victoria, el presidente Chávez delineó los ejes de sus próximos años de gobierno. “Retomemos con fuerza la política de las ‘tres R’: revisión, rectificación y reimpulso revolucionario” indicó y le puso nombre a las prioridades: la lucha contra la inseguridad y “la corrupción en sus mil maneras, el despilfarro, el burocratismo y la ineficiencia”. También llamó a “fortalecer las misiones sociales”, que en los primeros años de su década de gobierno lograron una efectiva llegada del Estado a los más necesitados, postergados por décadas de alternancia conservadora.

“El que no se ría es chavista”. “Pongan caras de felicidad, que hay motivos para festejar”, reclamaban en el comando del “No” algunos dirigentes, mientras esperaban que la televisora opositora Globovisión les diera un pase en vivo para hablar sobre los resultados, ignorando que otras cámaras los tomaban. Una postal del desconcierto de otra batalla perdida a manos de la fuerza del voto popular.

Alta participación

A diferencia de votaciones anteriores, donde la característica de la jornada eran las largas colas frente a los centros de votación, esta vez una recorrida por diferentes zonas de Caracas mostraban que el proceso fluyó más rápido. Aunque se temía en los comandos por el “Sí” que tal rapidez estuviera ligada al ausentismo, el comunicado oficial del Consejo Nacional Electoral espantó fantasmas: la participación era nuevamente histórica, arañando el 70 por ciento.

Cuando todavía los rezagados llegaban a los centros electorales, los comandos de campaña ya contaban con encuestas a boca de urna que daban ganador al “Sí”. Desde el Comando Simón Bolívar del “Sí” el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, reclamó a la oposición que aceptara los resultados electorales. A la misma hora, opositores variopintos poblaban las pantallas y los parlantes de la profusa prensa opositora venezolana machacando sobre supuestas irregularidades en el proceso de votación, aunque se cuidaban de hablar de “fraude”.

La ecuación de este sector es tan simple como repetida: tomar hechos difundidos pero no confirmados por los medios de comunicación privados (demoras en la apertura de los comicios, confusiones en el mecanismo de votación, pequeños desperfectos del sistema de conteo de votos), darles inmediatamente carácter nacional y sugerir que son parte de un plan concebido desde el gobierno, cuyos alcances y objetivos son tan imprecisos como el origen mismo de las denuncias.

A la misma hora, desde las zonas populares de la capital venezolana muchos comenzaban a caminar hacia el Palacio de Miraflores, repitiendo la senda del año 2002, cuando la movilización popular permitió la vuelta al gobierno del hombre que ahora tendrá la oportunidad de revalidar su liderazgo dentro de tres años y nueve meses.

Venezuela volvió a votar, y volvió a demostrar que cuando lo que está en juego es directamente la permanencia del presidente Hugo Chávez al frente de los destinos del país, las diferencias con la oposición se agrandan. Una comunión entre el líder y las mayorías que no avienta todas la amenazas -propias y enemigas- sobre el proceso de cambios bolivariano, pero renueva la esperanza.

Un soplo de aire fresco, de otro febrero.

fuente

Virgin Black - Requiem - Fortissimo


Gothic Doom Metal
Virgin Black - Requiem - Fortissimo (2008)



1. The Fragile Breath
2. In Winters Ash
3. Silent
4. God In Dust
5. Lacrimosa (Gather Me)
6. Darkness
7. Forever (Instrumental)



Virgin Black - God in Dust
Ver Video


Claudio de Alas, poeta maldito

Poeta maldito, de oscuros versos maravillosos. Terminó con su vida a los 32 años. Incomprendido como todo genio, se lo recuerda poco, en Colombia casi ni lo conocen.







l6 de marzo de 1918, Koek Koek volvía a su casa en Banfield, después de una noche de fiesta, saturado de alcohol y tabaco.
En ésta, la única casa que compró en Buenos Aires, albergó a Jorge Escobar Uribe, un poeta colombiano que había conocido cinco años atrás (1913) en la ciudad de Valparaíso, en Chile.
-Aquí tienes una habitación y árboles -le dijo Koek Koek.
Un mismo espíritu rebelde, nómade e indoblegable parece haberlos guiado al poeta como al pintor .
El poeta, conocido por el seudónimo de Claudio de Alas, después de haber actuado en las luchas civiles de Colombia, deambuló por Ecuador, Perú y Chile. En Santiago vivió 10 años de diversas amistades y sin ganar lo necesario contó con el apoyo de las personas que lo admiraban y lo querían. Allí, hizo trabajo de periodista para comer y escribió versos para poder hacer periodismo a su manera. De espíritu inquieto, seducido por una Buenos Aires floreciente, cruzó a la Argentina, con la idea de que triunfar ahí, sería la gloria más grande a la que podía aspirar. Sin embargo, al llegar, sólo encontró puertas cerradas y derrotas.

Meses más tarde, luego de frustrados intentos en periódicos y revistas, quedó a la intemperie, espiritual y físicamente. Durmió como un vagabundo en los bancos de todas las plazas y vivía en la más desamparada miseria cuando Koek Koek lo encontró errando por la calle Florida. En principio, la dignidad del poeta no le permitió recibir ayuda, hasta que Koek Koek le pidió que cuidara, en su ausencia, al perro galgo que había comprado en cuotas aún no saldadas. Sólo bajo esas condiciones aceptó.-Aquí tienes una habitación y árboles -le dijo el pintor-. Vivirás acá hasta que encuentres quien te pague mejor. Los meses pasaron y mientras el pintor exponía con éxito, Claudio escribía, soñaba y leía acompañado por el galgo que lo seguía como una sombra.

El 5 de marzo, Koek Koek lo invitó a festejar el éxito que en el diario "El Día" habían anticipado a la inauguración de la exposición en Montevideo. Sin embargo, Claudio no quiso desplegar las alas y decidió quedarse en compañía del perro.
Aprovechando la soledad del atardecer, se encerró en su habitación para llorar sobre los versos desparramados. Después, abandonó la traducción del teatro de Oscar Wilde y rasgó tres cartas con su pluma. Las metió en sobres, dejó la habitación y salió al jardín seguido por el perro. Apoyó una almohada bajo el laurel junto al tronco. Se sentó, miró al animal y, tal vez temeroso de encontrar allá la misma soledad que en la tierra, adivinó en él deseos de acompañarlo. El perro, sumiso, se echa a su lado, brindando la frente al holocausto. Claudio empuña el revólver. El perro lo mira, Claudio a él. Frente a frente. Claudio apoya el metal en medio de los ojos de su amigo y el percutor revienta la primera carga. Los vecinos que oyeron las dos detonaciones declararon no haber oído ni un lamento. El perro, sin un ladrido, cae de lado. Muerto. No ha sufrido. Solo, reacomoda la almohada, se apoltrona y apunta al medio de su frente, en el mismo lugar por dónde la vida se le ha ido al perro. La descarga le abre la cabeza.
Koek Koek vuelve tambaleante a su casa, la noche pesa con todo el exceso sobre él y la aurora delinea el mundo reblandecido que se cuela dentro suyo.


Entra al jardín y encuentra a sus amigos muertos; suicidados por la sociedad.

Tres cartas yacen sobre el escritorio.

Koek Koek lee la suya:
¡¡¡Salud, hermano único de mi corazón y mi cerebro!!! Es demasiado asquerosa la Vida para que pueda seguirla sufriendo..... Mi patria está en los astros. Oscar Wilde me ha de recibir en el azur..... Siento en el alma no dejar concluido mi último libro. (...)
En fin, yo no quiero hoy a nadie, porque no he hallado a nadie digno de mi cariño. Pero usted es mi hermano querido en arte.
CLAUDIO DE ALAS


"Por qué se mató Claudio? se mató sencillamente porque sabía mucho. Sabía demasiado... Se mató porque su cerebro había profundizado de tal modo la vida y poseía tan hondos conocimientos psicológicos, que se aislaba de la multitud para no hacer notar su diferencia de estatura... Vivía muy por encima de las gentes. Vivía en los libros... Y se mató porque le faltó el carácter que le era menester para soportar lo que sabía... Cuando por el contacto de los libros o por el contacto de los hombres, se sabe más de lo que nos exige el apetito, entonces para poder vivir en paz, hay que forjarse un carácter de hierro, que no se doble de aburrimiento ni de esplín.

Claudio no pudo suicidarse porque se acobardara de vivir. Se suicidó por exceso de luz. Su desdén por las cosas terrenas le incitó a desdeñar la gloria misma."

Fragm de "Tormenta" Por Andrés Manrique

fuente

Leer Poema Negro



MIENTRAS ANDA LA HORA

- Doctor, sigue esta fiebre,
que el alma me entenebre,
implacable y brutal como si fuera
mi vida toda que al rodar callada,
espera, espera... y siempre espera
una sonrisa lastimera
de unos labios helados cual los míos…
–Doctor; mi carcajada
desolada
y cansada.
y llena del afán de mi jornada,
tiene la muda soledad de los desiertos…
–Doctor; vuestra ciencia suprema,
para mi mal –mal de los muertos–
es una luz, cuyo fulgor no quema.
–Doctor; ¡dejadme quieto!
Prefiero antes que el hombre, el esqueleto.
Perdonadme, Doctor... Soy el enfermo,
que únicamente callo cuando duermo.
....Espero una visita.
Es una Dama pálida y silente.
Hace tiempo, Doctor, me dio una cita,
y la espero esta noche blandamente…
–Doctor; alguien toca la puerta…
¡Abrid! ¿Es ella acaso?
¡Ella es!... Doctor, viene encubierta:
indicadle el camino, dadle paso,
y no toquéis su túnica de raso,
¡porque oculta el Misterio seriamente!...
–Buenas noches, dulce amiga lejana.
Os esperaba... Adelante, Señora…
–Doctor; esa campana,
¿por qué sin ser la hora, da la hora,
y esparce su lamento?
–Qué descanso que siento,
mi querido Doctor.
Enmudecido de temor;
¡qué descanso, Doctor!...
Este pensar horrible de mi pensamiento,
de mar en furia, es límpido remanso…
No tengo frío, mi querido Doctor,
algo pasa sobre mi corazón... ¡algo que no me duele!
¿Será que ya murió mi corazón?
Algo me impele
hacia la barca azul, en que el laurel
hecho ritmo, y verdor y resplandor,
tiende un abrazo redentor,
mi sabio y muy admirable, mi Doctor:
–Perdonad al enfermo, y su candor.
–Lo más cerca de mí, Señora…
Soy un niño muy triste…
y hace tiempo que lloro.
No recordar en qué consiste;
Lo dulce de tu cita, triunfará.
Dadme un beso, ¡oh, Señora!
Dadme el beso callado y no comprado,
de tus labios siniestros, por lo mudos,
Señora, y a mi lado,
estrechemos los músculos desnudos.
para dormir…
¿Morir?... (1)

(1) Diez minutos después el poeta se abría la frente de un tiro.


And One - Bodypop 1 1/2


Electronic
And One - Bodypop 1 1/2 (2009)




01 Love is a Drug Abuser (3:46)
02 Paddy is My DJ (4:33)
03 Und Wenn (6:02)
04 So Klingt Liebe (UR Version 2005) (6:03)
05 Love You to the End (UR Version 2005) (4:10)
06 The Sun Always Shines On TV (Live) (4:53)
07 It's a Sin (Live) (3:19)
08 Big in Japan (Live) (3:16)
09 The Great Commandment (Live) (3:21)
10 Smalltown Boy (Live) (3:55)
11 Blue Monday (Live) (3:59)
12 True Faith (Live) (4:37)
13 Sometimes (Erasure Cover Live) (3:21)
14 Only You (Live) (3:30)




AND ONE - the great commandment (live)
Ver Video


Diario de la Guerra del Cerdo - Adolfo Bioy Casares



Diario de la Guerra del Cerdo
Adolfo Bioy Casares





Ambientado en el Buenos Aires del siglo pasado, luego de las guerras mundiales. Nos cuenta la historia de Isidro Vidal un viejo que siempre se reune con sus amigos para disfrutar de una tertulia y los juegos de azar.

Todo va bien hasta que caen en la cuenta de que se inicia una cadena de violencia en la ciudad, probablemente esto es muy extraño, sin embargo todos los atentados tienen una característica: las víctimas son viejos

La aparición de un movimiento de jóvenes que quieren terminar con los viejos, a los que llaman ?cerdos? provoca una grave alteración en la pacífica vida de Isidro Vidal y sus compañeros






"Creyó por primera vez entender porqué se decía que la vida es sueño: si uno vive bastante, los hechos de su vida, como los de un sueño, su vuelven incomunicables porque a nadie interesan"


Moonspell - Under The Moonspell



Black Metal; Metal gótico

Moonspell - Under The Moonspell (EP 1994)



01. Allah Akbar! La Allah Ella Allah! (Praeludium / Incantatum Solstitium)
02. Tenebrarum Oratorium (Andamento I / Erudit Compendyum)
03. Tenebrarum Oratorium (Andamento II / Erotic Compendyum)
04. Opus Diabolicum (Andamento III / Instrumental Compendyum)
05. Chorai Lusitânia! (Epilogus / Incantatam Maresia)




Chorai Lusitânia! - Moonspell
Ver Video


La Pesadilla del Existencialista - Bertrand Russell





La Pesadilla del Existencialista
Bertrand Russell


La realización de la existencia

Porfirio Eglantine, el gran filósofo-poeta, es ampliamente conocido por sus muchos, sutiles y profundos trabajos, pero sobre todo por su inmortal Chant du Néant:

Dans un immense désert
un étendu infini de sable,
je cherche,
je cherche le chemin perdu,
le chemin queje ne trouve pas.
Mon âme plane par ci, par là,
dans toutes directions,
cherchant, et ne recontre rien, parmi
ce vide immense
ce vide sans cesse,
ce sable,
ce sable éblouissant et étouffant,
ce sable monotone et morne,
s'étendant sans fins jusqu’à l'ultime horizon.
J'entends enfin
une voix,
une voix en même temps foudroyante et douce.
Cette voix me dit
«Tu penses que tu es une âme perdue.
Tu penses que tu es un âme.
Tu te trompes. Tu n'es pas une âme.
Tu n'es pas perdu,
tu n 'es rien.
Tu n'existes pas».

Aunque este poema es bien conocido, pocos son los que conocen las circunstancias que lo hicieron posible, ni los hechos que de él derivaron. Por penoso que sea, mi deber consiste en volver a narrar estas circunstancias y estos hechos:



Porfirio era sensitivo y sufridor desde su temprana juventud. Estaba obsesionado por el temor de que quizá no existiese. Cada vez que se miraba a un espejo se sentía lleno de la aprensión de ver desaparecer su imagen. Inventó una filosofía que —así lo esperaba— disiparía este terror.
Pero de cuando en cuando, esta filosofía se hallaba lejos de satisfacerle. En general, era capaz de enterrar sus dudas, pero el Chant du Néant, que expresa una súbita y desgarradora visión, muestra claramente su fracaso. Tomó la resolución de existir a toda costa, de manera tan indudable, que la espectral voz quedase reducida al silencio.
La introspección y la observación combinadas le persuadieron de que no hay nada más real que el dolor, y que únicamente por medio del sufrimiento podría realizar su propia existencia. Buscó el sufrimiento a través de todo el mundo en una peregrinación aflictiva. Pasó un solitario invierno en el Ártico, mientras la noche interminable le inspiraba visiones de un futuro sombrío.En la Alemania nazi se expuso a las torturas, haciéndose pasar por judío. Precisamente en el momento en que aquéllas empezaban a hacerse insoportables —hop, hop, hop— penetró en el campo de concentración el cuervo de Poe, y hablando con voz de Mallarmé, graznó el temible refrán: «Tu no sufres. No eres nadie. No existes.»
Después fue a la Rusia soviética, donde pretendió hacerse pasar por un espía de Wall Street, y pasó un largo invierno junto al mar Blanco, cortando árboles. El hambre, la fatiga y el frío penetraban cada día de manera más profunda en su ser más recóndito. «Seguro —se decía— que si esto sigue así, existiré.» Pero no. En el último día de invierno, mientras la nieve empezaba a fundirse, apareció una vez más el espantoso pájaro, y profirió de nuevo las desmoralizadoras palabras.
«Acaso los sufrimientos que he estado buscando son demasiado elementales —pensó—. Si he de sentirme verdaderamente miserable, tengo que mezclar a mis aflicciones un elemento de vergüenza.»
En persecución de este programa se trasladó a China, y se enamoró apasionadamente de una exquisita muchacha china, que se hallaba situada en elevados organismos del partido comunista. Falsificando documentos consiguió que la muchacha fuera condenada como un agente del gobierno británico. En su presencia, la muchacha fue horrorosamente torturada.
Cuando, finalmente, a la agonía sucedió la muerte, pensó: «Ahora he sufrido en realidad, pues la he amado apasionadamente hasta el último momento, y, sin embargo, he labrado su ruina con mi cobarde traición. Esto deberá bastar para hacerme sufrir hasta los límites de la capacidad humana.» Pero no. Con frío terror, que le incapacitó hasta para el más leve movimiento, asistió a la aparición del pájaro del Destino, el cual habló una vez más con la voz del poeta inmortal, que había dado a conocer el pájaro al público literario parisiense.
Con un inmenso esfuerzo logró manifestar su desesperación, mientras el pájaro aún estaba allí.
—¡Oh Cuervo! —dijo—. ¿Hay algo en este ancho mundo, algo que pueda inducirte a admitir que existo?
El cuervo profirió esta palabra:
—Busca —y desapareció.
No debe suponerse que las energías de Porfirio se habían agotado en su infructuosa pesquisa.
Continuaba siendo en todas partes el filósofo-poeta universalmente admirado, pero, sobre todo, en los círculos más esotéricos. A su regreso de China fue invitado a participar en París en un congreso de filosofía, cuyo principal móvil era el homenajearle. Todos los asistentes estaban ya reunidos, excepto el presidente. Mientras Porfirio consideraba cuándo vendría el presidente, llegó el cuervo y ocupó la presidencia. Volviéndose hacia Porfirio, modificó la fórmula, y en vibrantes tonos, que todo el congreso oyó, dijo:
— Ta philosophie n'existe pas. Elle n'est rien.
A estas palabras, una enorme angustia, incomparable a ninguna previa experiencia, irrumpió en todo su ser, y se desmayó. Cuando recobró el conocimiento oyó que el pájaro pronunciaba las palabras por las que tanto había suspirado.
—Enfin, tu souffres. Enfin, tu existes.
Se despertó y, ¡ay!, había sido un sueño.
Pero nunca más volvió a hablar o escribir sobre filosofía.

Bertrand Russell - Pesadillas de Personas Eminentes


Yo no lo sé de cierto...


Yo no lo sé de cierto...


Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
algún día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.

Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.

(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo.)

Jaime Sabines

Project Pitchfork - Feel


Electro, Industrial

Project Pitchfork - Feel (CDM) (2009)



1.Feel (Album Version)
2.Feel (SITD Remix)
3.Feel (Noisuf X Remix)
4.Feel (Axxl E Mix)
5.Feel (Mr Petersen Remix)
6.Feel (Die Krupps Remix)
7.Feel (Axxl E Black Mix)
8.Feel (The Retrosic Remix)
9.Feel (J'rgen Jansen Victorian Mix)



Project Pitchfork - Feel (Album Version)
Ver Video


Los Hijos de la Malinche - Octavio Paz


Los Hijos de la Malinche
Octavio Paz


(Fragm. de "El Laberinto de la Soledad")





En nuestro lenguaje diario hay un grupo de palabras prohibidas, secretas, sin contenido claro, y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales o sutiles de nuestras emociones y reacciones. Palabras malditas, que sólo pronunciamos en voz alta cuando no somos dueños de nosotros mismos. Confusamente reflejan nuestra intimidad: las explosiones de nuestra vitalidad las iluminan y las depresiones de nuestro ánimo las oscurecen. Lenguaje sagrado, como el de los niños, la poesía y las sectas. Cada letra y cada sílaba están animadas de una vida doble, al mismo tiempo luminosa y oscura, que nos revela y oculta. Palabras que no dicen nada y dicen todo. Los adolescentes, cuando quieren presumir de hombres, las pronuncian con voz ronca. Las repiten las señoras, ya para significar su libertad de espíritu, ya para mostrar la verdad de sus sentimientos. Pues estas palabras son definitivas, categóricas, a pesar de su ambigüedad y de la facilidad con que varía su significado. Son las malas palabras, único lenguaje vivo en un mundo de vocablos anémicos. La poesía al alcance de todos.



Cada país tiene la suya. En la nuestra, en sus breves y desgarradas, agresivas, chispeantes sílabas, parecidas a la momentánea luz que arroja el cuchillo cuando se le descarga contra un cuerpo opaco y duro, se condensan todos nuestros apetitos, nuestras iras, nuestros entusiasmos y los anhelos que pelean en nuestro fondo, inexpresados. Esa palabra es nuestro santo y seña. Por ella y en ella nos reconocemos entre extraños y a ella acudimos cada vez que aflora a nuestros labios la condición de nuestro ser. Conocerla, usarla, arrojándola al aire como un juguete vistoso o haciéndola vibrar como un arma afilada, es una manera de afirmar nuestra mexicanidad.

Toda la angustiosa tensión que nos habita se expresa en una frase que nos viene a la boca cuando la cólera, la alegría o el entusiasmo nos llevan a exaltar nuestra condición de mexicanos: Viva México, hijos de la Chingada! Verdadero grito de guerra, cargado de una electricidad particular, esta frase es un reto y una afirmación, un disparo, dirigido contra un enemigo imaginario, y una explosión en el aire. Nuevamente, con cierta patética y plástica fatalidad, se presenta la imagen del cohete que sube al cielo, se dispersa en chispas y cae oscuramente. O la del aullido en que terminan nuestras canciones, y que posee la misma ambigua resonancia: alegría rencorosa, desgarrada afirmación que se abre el pecho y se consume a si misma.

Con ese grito, que es de rigor gritar cada 15 de septiembre, aniversario de la Independencia, nos afirmamos y afirmamos a nuestra patria, frente, contra y a pesar de los demás. ¿ Y quiénes son los demás? Los demás son los "hijos de la chingada": los extranjeros, los malos mexicanos, nuestros enemigos, nuestros rivales. En todo caso, los "otros". Esto es, todos aquellos que no son lo que nosotros somos. Y esos otros no se definen sino en cuanto hijos de una madre tan indeterminada y vaga como ellos mismos.

¿Quién es la Chingada? Ante todo, es la Madre. No una Madre de carne y hueso, sino una figura mítica. La Chingada es una de las representaciones mexicanas de la Maternidad, como la Llorona o la "sufrida madre mexicana" que festejamos el diez de mayo. La Chingada es la madre que ha sufrido, metafórica o realmente, la acción corrosiva e infamante implícita en el verbo que le da nombre. Vale la pena detenerse en el significado de esta voz.

En la Anarquía del lenguaje en la América Española, Darío Rubio examina el origen de esta palabra y enumera las significaciones que le prestan casi todos los pueblos hispanoamericanos. Es probable su procedencia azteca: chingaste es xinachtli (semilla de hortaliza) o xinaxtli (aguamiel fermentado). La voz y sus derivados se usan, en casi toda América y en algunas regiones de España, asociados a las bebidas alcohólicas o no: chingaste son los residuos o heces que quedan en el vaso, en Guatemala y El Salvador; en Oaxaca llaman chingaditos a los restos del café; en todo México se llama chínguere -o, significativamente, piquete- al alcohol; en Chile, Perú y Ecuador la chingana es la taberna; en España chingar equivale a beber mucho, a embriagarse; y en Cuba, un chinguirito, es un trago de alcohol.

Chingar también implica la idea de fracaso. En Chile y Argentina se chinga un petardo, "cuando no revienta, se frustra o sale fallido". Y las empresas que fracasan, las fiestas que se aguan, las acciones que no llegan a su término, se chingan. En Colombia, chingarse es llevarse un chasco. En el Plata un vestido desgarrado es un vestido chingado. En casi todas partes chingarse es salir burlado, fracasar. Chingar, asimismo, se emplea en algunas partes de Sudamérica como sinónimo de molestar, zaherir, burlar. Es un verbo agresivo, como puede verse por todas estas significaciones: descolar a los animales, incitar o hurgar a los gallos, chungucu, chasquear, perjudicar, echar a perder, frustrar.

En México los significados de la palabra son innumerables. Es una voz mágica. Basta un cambio de tono, una inflexión apenas, para que el sentido varíe. Hay tantos matices como entonaciones: tantos significados como sentimientos. Se puede ser un chingón, un Gran Chingón (en los negocios, en la política, en el crimen, con las mujeres), un chingaquedito. (silencioso, disimulado, urdiendo tramas en la sombra, avanzando cauto para dar el mazazo), un chingoncito. Pero la pluralidad de significaciones no impide que la idea de agresión--en todos sus grados, desde el simple de incomodar, picar, zaherir, hasta el de violar, desgarrar y matar--se presente siempre como significado último. El verbo denota violencia, salir de si mismo y penetrar por la fuerza en otro. Y también, herir, rasgar, violar -cuerpos, almas, objetos-, destruir. Cuando algo se rompe, decimos: "se chinga". Cuando alguien ejecuta un acto desmesurado y contra las reglas, comentamos: "hizo una chingadera".

La idea de romper y de abrir reaparece en casi todas las expresiones. La voz está teñida de sexualidad, pero no es sinónimo del acto sexual; se puede chingar a una mujer sin poseerla. Y cuando se alude al acto sexual, la violación o el engaño le prestan un matiz particular. El que chinga jamás lo hace con el consentimiento de la chingada. En suma, chingar es hacer violencia sobre otro. Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha. Y provoca una amarga, resentida satisfacción en el que lo ejecuta.

Lo chingado es lo pasivo, lo inerte y abierto, por oposición a lo que chinga, que es activo, agresivo y cerrado. El chingón es el macho, el que abre. La chingada, la hembra, la pasividad pura, inerme ante el exterior. La relación entre ambos es violenta, determinada por el poder cínico del primero y la impotencia de la otra. La idea de violación rige oscuramente todos los significados. La dialéctica de lo cerrado y Io abierto se cumple así con precisión casi feroz.

El poder mágico de la palabra se intensifica por su carácter prohibido. Nadie la dice en público. Solamente un exceso de cólera, una emoción o el entusiasmo delirante, justifican su expresión franca. Es una voz que sólo se oye entre hombres, o en las grandes fíestas. Al gritarla, rompemos un velo de pudor, de silencio o de hipocresía. Nos manifestamos tales como somos de verdad. Las malas palabras hierven en nuestro interior, como hierven nuestros sentimientos. Cuando salen, lo hacen brusca, brutalmente, en forma de alarido, de reto, de ofensa. Son proyectiles o cuchillos. Desgarran.

La palabra chingar, con todas estas múltiples significaciones, define gran parte de nuestra vida y califica nuestras relaciones con el resto de nuestros amigos y compatriotas, Para el mexicano la vida es una posibilidad de chingar o de ser chingado. Es decir, de humillar, castigar y ofender. O a la inversa. Esta concepción de la vida social como combate engendra fatalmente la división de la sociedad en fuertes y débiles. Los fuertes, los chingones sin escrúpulos, duros e inexorables se rodean de fidelidades ardientes e interesadas. El servilismo ante los poderosos -especialmente entre la casta de los "políticos", esto es, de los profesionales de los negocios públicos- es una de las deplorables consecuencias de esta situación. Otra, no menos degradante, es la adhesión a las personas y no a los principios. Con frecuencia nuestros políticos confunden los negocios públicos con los privados. No importa. Su riqueza o su influencia en la administración les permite sostener una mesnada que el pueblo llama, muy atinadamente, de "lambiscones" (de lamer).

El verbo chingar -maligno, ágil y juguetón como un animal de presa- engendra muchas expresiones que hacen de nuestro mundo una selva: hay tigres en los negocios, águilas en las escuelas o en los presidios, leones con los amigos. El soborno se llama "morder". Los burócratas roen sus huesos (los empleos públicos). Y en un mundo de chingones, de relaciones duras, presididas por la violencia y el recelo, en el que nadie se abre ni se raja y todos quieren chingar, las ideas y el trabajo cuentan poco. Lo único que vale es la hombría, el valor personal, capaz de imponerse.

La voz tiene además otro significado, más restringido. Cuando decimos "vete a la Chingada" enviamos a nuestro interlocutor a un espacio lejano, vago e indeterminado. Al país de las cosas rotas, gastadas. País gris, que no está en ninguna parte, inmenso y vacío. Y no sólo por simple asociación fonética lo comparamos a la China, que es también inmensa y remota. La Chingada, a fuerza de uso, de significaciones contrarias y del roce de labios coléricos o entusiasmados, acaba por gastarse, agotar sus contenidos y desaparecer. Es una palabra hueca. No quiere decir nada. Es la Nada.

Después de esta digresión sí se puede contestar a la pregunta ¿qué es la Chingada? La Chingada es la Madre abierta, violada o burlada por la fuerza. El "hijo de la Chingada" es el engedro de la violación, del rapto o de la burla. Si se compara esta expresión con la española, "hijo de puta" se advierte inmediatarnente la diferencia. Para el español la deshonra consiste en ser hijo de una mujer que voluntariamente se entrega, una prostituta; para el mexicano, es ser fruto de una violación.

... No es un secreto para nadie que el catolicísmo mexicano se concentra en el culto a la Virgen de Guadalupe. En primer término: se trata de una Virgen india; enseguida: el lugar de su aparición (ante el indio Juan Diego) es una colina que fue antes santuario dedicado a Tonantzín, "nuestra madre" diosa de la fertilidad entre los aztecas. Como es sabido, la Conquista coincide con el apogeo del culto a dos divinidades masculinas: Quetzalcóatl, el dios del autosacrificio (crea el mundo, según el mito, arrojándose a la hoguera, en Teotihuacán) y Huitzilopochtli, el joven dios guerrero que sacrifica. La derrota de estos dioses -pues eso fue la Conquista para el mundo indio: el fin de un ciclo cósmico y la instauración de un nuevo reinado divino- produjo entre los fieles una suerte de regreso hacia las antiguas divinidades femeninas. Este fenómeno de vuelta a la entraña materna, bien conocido de los psicólogos, es sin duda una de las causas determinantes de la rápida popularidad del culto a la Virgen. Ahora bien, las deidades indias eran diosas de fecundidad, ligadas a los ritmos cósmicos, los procesos de vegetación y los ritos agrarios. La Virgen católica es también una Madre (Guadalupe-Tonantzin la llaman aún algunos peregrinos indios) pero su atributo principal no es velar por la fertilidad de la tierra sino ser el refugio de los desamparados. La situación ha cambiado: no se trata ya de asegurar las cosechas sino de encontrar un regazo. La Virgen es el consuelo de los pobres, el escudo de los débiles, el amparo de los oprimidos. En suma, es la Madre de los huérfanos. Todos los hombres nacimos desheredados y nuestra condición verdadera es la orfandad, pero esto es particularmente cierto para los indios y los pobres de México. El culto a la Virgen no sólo refleja la condición general de los hombres sino una situación histórica concreta, tanto en lo espiritual como en lo material. Y hay más: Madre universal, la Virgen es también la intermediaria, la mensajera entre el hombre desheredado y el poder desconocido, sin rostro: el Extraño.

Por contraposición a Guadalupe, que es la Madre virgen, la Chingada es la Madre violada. Ni en ella ni en la Virgen se encuentran rastros de los atributos negros de la Gran Diosa: lascivia de Amaterasu y Afrodita, crueldad de Artemisa y Astarté, magia funesta de Circe, amor por la sangre de Kali. Se trata de figuras pasivas. Guadalupe es la receptividad pura y los beneficios que produce son del mismo orden: consuela, serena, aquieta, enjuga las lágrimas, calma las pasiones. La Chingada es aún más pasiva. Su pasividad es abyecta: no ofrece resistencia a la violencia, es un montón inerte de sangre, huesos y polvo. Su mancha es constitucional y reside, según se ha dicho más arriba en su sexo. Esta pasividad abierta al exterior la lleva a perder su identidad: es la Chingada. Pierde su nombre, no es nadie ya, se confunde con la nada, es la Nada. Y sin embargo, es la atroz encarnación de la condición femenina.

Si la Chingada es una representación de la Madre violada, no me parece forzado asociarla a la Conquista, que fue también una violación,, no solamente en el sentido histórico, sino en la carne misma de las indias. El símbolo de la entrega es doña Malinche, la amante de Cortés. Es verdad que ella se da voluntariamente al Conquistador, pero éste, apenas deja de serle útil, la olvida, Doña Marina se ha convertido en una figura que representa a las indias, fascinadas, violadas o seducidas por 103 españoles. Y del, mismo modo que el niño no perdona a su madre que lo abandone para ir en busca de su padre, el pueblo mexicano no perdona su traición a la Malinche. Ella encarna lo abierto, lo chingado, frente a nuestros indios, estoicos, impasibles y cerrados. Cuauhtémoc y doña Marina son así dos símbolos antagónicos y complementarios. Y si no es sorprendente el culto que todos profesamos al joven emperador -"único héroe a la altura del arte", imagen del hijo sacrificado-, tampoco es extraña la maldición que pesa contra la Malinche. De ahí el éxito del adjetivo despectivo "malinchista", recientemente puesto en circulación por los periódicos para denunciar a todos los contagiados por tendencias extranjerizantes. Los malinchistas son los partidarios de que México se abra al exterior: los verdaderos hijos de la Malinche, que es la Chingada en persona. De nuevo aparece lo cerrado por oposición a lo abierto.

Nuestro grito es una expresión de la voluntad mexicana de vivir cerrados al exterior, sí, pero sobre todo, cerrados frente al pasado. En este grito condenamos nuestro origen y renegamos de nuestro hibridismo. La extraña permanencia de Cortés y de la Malinche en la imaginación y en la sensibilidad de los mexicanos actuales revela que son algo más que figuras históricas: son símbolos de un conflicto secreto, que aún no hemos resuelto. Al repudiar a la Malinche -Eva mexicana, según la representa José Clemente Orozco en su mural de la Escuela Nacional Preparatoria- el mexicano rompe sus ligas con el pasado, reniega de su origen y se adentra solo en la vida histórica.

El mexicano condena en bloque toda su tradición, que es un conjunto de gestos, actitudes y tendencias en el que ya es difícil distinguir lo español de lo indio. Por eso la tesis hispanista, que nos hace descender de Cortés con exclusión de la Malinche, es el patrimonio de unos cuantos extravagantes -que ni siquiera son blancos puros-. Y otro tanto se puede decir de la propaganda indigenista, que también está sostenida por criollos y mestizos maniáticos, sin que jamás los indios le hayan- prestado atención. El mexicano no quiere ser ni indio, ni español. Tampoco quiere descender de ellos. Los niega. Y no se afirma en tanto que mestizo, sino como abstracción: es un hombre. Se vuelve hijo de la nada. Él empieza en si mismo.

...

El mexicano y la mexicanidad se definen como ruptura y negación. Y, asimismo, como búsqueda, como voluntad por trascender ese estado de exilio. En suma, como viva conciencia de la soledad, histórica y personal. La historia, que no nos podía decir nada sobre la naturaleza de nuestros sentimientos y de nuestros conflictos, sí nos puede mostrar ahora cómo se realizó la ruptura y cuáles han sido nuestras tentativas para trascender la soledad.


 
inicio