El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




La Pesadilla del Existencialista - Bertrand Russell





La Pesadilla del Existencialista
Bertrand Russell


La realización de la existencia

Porfirio Eglantine, el gran filósofo-poeta, es ampliamente conocido por sus muchos, sutiles y profundos trabajos, pero sobre todo por su inmortal Chant du Néant:

Dans un immense désert
un étendu infini de sable,
je cherche,
je cherche le chemin perdu,
le chemin queje ne trouve pas.
Mon âme plane par ci, par là,
dans toutes directions,
cherchant, et ne recontre rien, parmi
ce vide immense
ce vide sans cesse,
ce sable,
ce sable éblouissant et étouffant,
ce sable monotone et morne,
s'étendant sans fins jusqu’à l'ultime horizon.
J'entends enfin
une voix,
une voix en même temps foudroyante et douce.
Cette voix me dit
«Tu penses que tu es une âme perdue.
Tu penses que tu es un âme.
Tu te trompes. Tu n'es pas une âme.
Tu n'es pas perdu,
tu n 'es rien.
Tu n'existes pas».

Aunque este poema es bien conocido, pocos son los que conocen las circunstancias que lo hicieron posible, ni los hechos que de él derivaron. Por penoso que sea, mi deber consiste en volver a narrar estas circunstancias y estos hechos:



Porfirio era sensitivo y sufridor desde su temprana juventud. Estaba obsesionado por el temor de que quizá no existiese. Cada vez que se miraba a un espejo se sentía lleno de la aprensión de ver desaparecer su imagen. Inventó una filosofía que —así lo esperaba— disiparía este terror.
Pero de cuando en cuando, esta filosofía se hallaba lejos de satisfacerle. En general, era capaz de enterrar sus dudas, pero el Chant du Néant, que expresa una súbita y desgarradora visión, muestra claramente su fracaso. Tomó la resolución de existir a toda costa, de manera tan indudable, que la espectral voz quedase reducida al silencio.
La introspección y la observación combinadas le persuadieron de que no hay nada más real que el dolor, y que únicamente por medio del sufrimiento podría realizar su propia existencia. Buscó el sufrimiento a través de todo el mundo en una peregrinación aflictiva. Pasó un solitario invierno en el Ártico, mientras la noche interminable le inspiraba visiones de un futuro sombrío.En la Alemania nazi se expuso a las torturas, haciéndose pasar por judío. Precisamente en el momento en que aquéllas empezaban a hacerse insoportables —hop, hop, hop— penetró en el campo de concentración el cuervo de Poe, y hablando con voz de Mallarmé, graznó el temible refrán: «Tu no sufres. No eres nadie. No existes.»
Después fue a la Rusia soviética, donde pretendió hacerse pasar por un espía de Wall Street, y pasó un largo invierno junto al mar Blanco, cortando árboles. El hambre, la fatiga y el frío penetraban cada día de manera más profunda en su ser más recóndito. «Seguro —se decía— que si esto sigue así, existiré.» Pero no. En el último día de invierno, mientras la nieve empezaba a fundirse, apareció una vez más el espantoso pájaro, y profirió de nuevo las desmoralizadoras palabras.
«Acaso los sufrimientos que he estado buscando son demasiado elementales —pensó—. Si he de sentirme verdaderamente miserable, tengo que mezclar a mis aflicciones un elemento de vergüenza.»
En persecución de este programa se trasladó a China, y se enamoró apasionadamente de una exquisita muchacha china, que se hallaba situada en elevados organismos del partido comunista. Falsificando documentos consiguió que la muchacha fuera condenada como un agente del gobierno británico. En su presencia, la muchacha fue horrorosamente torturada.
Cuando, finalmente, a la agonía sucedió la muerte, pensó: «Ahora he sufrido en realidad, pues la he amado apasionadamente hasta el último momento, y, sin embargo, he labrado su ruina con mi cobarde traición. Esto deberá bastar para hacerme sufrir hasta los límites de la capacidad humana.» Pero no. Con frío terror, que le incapacitó hasta para el más leve movimiento, asistió a la aparición del pájaro del Destino, el cual habló una vez más con la voz del poeta inmortal, que había dado a conocer el pájaro al público literario parisiense.
Con un inmenso esfuerzo logró manifestar su desesperación, mientras el pájaro aún estaba allí.
—¡Oh Cuervo! —dijo—. ¿Hay algo en este ancho mundo, algo que pueda inducirte a admitir que existo?
El cuervo profirió esta palabra:
—Busca —y desapareció.
No debe suponerse que las energías de Porfirio se habían agotado en su infructuosa pesquisa.
Continuaba siendo en todas partes el filósofo-poeta universalmente admirado, pero, sobre todo, en los círculos más esotéricos. A su regreso de China fue invitado a participar en París en un congreso de filosofía, cuyo principal móvil era el homenajearle. Todos los asistentes estaban ya reunidos, excepto el presidente. Mientras Porfirio consideraba cuándo vendría el presidente, llegó el cuervo y ocupó la presidencia. Volviéndose hacia Porfirio, modificó la fórmula, y en vibrantes tonos, que todo el congreso oyó, dijo:
— Ta philosophie n'existe pas. Elle n'est rien.
A estas palabras, una enorme angustia, incomparable a ninguna previa experiencia, irrumpió en todo su ser, y se desmayó. Cuando recobró el conocimiento oyó que el pájaro pronunciaba las palabras por las que tanto había suspirado.
—Enfin, tu souffres. Enfin, tu existes.
Se despertó y, ¡ay!, había sido un sueño.
Pero nunca más volvió a hablar o escribir sobre filosofía.

Bertrand Russell - Pesadillas de Personas Eminentes


2 Comentarios:

Lethargus-Firmus ...

Sorprendente... Tuve curiosidad por saber acerca de Porfirio Eglantine, y no encontré vestigios de él (No existe en otro lado, aparte de tu blog).

En el poema, el hablante lírico (Su alma en realidad) se encuentra perdido en el infinito desierto asfixiante, en el cual busca y busca el camino perdido. Después el pájaro lo encuentra y le dice que en realidad no es un alma perdida, sino que Es Nada, No Existe.

El poema, 100% existencialista, nos dice que un hombre, cuya vida no tiene sentido, se haya inserto en un verdadero desierto (porque esa es la metáfora del Sinsentido que se desprende del existencialismo), y pese a seguir buscando “desesperadamente” el Sentido de su vida, no lo encuentra. Luego el pájaro le revela la verdad de una vida Sin Sentido, y esa es la Inexistencia, el Ser Nada.

Pero díganme una cosa, ¿acaso el buscar el sentido, no es el mismo sentido de su vida?
Desde mi propia postura existencialista, siempre he dicho: “Sólo soy un alma extraviada en el dolor, que se aferra a los pequeños y grandes objetivos de esta vida para salir del desierto.” Pues, como un gran filósofo dijo (creo que Jean-Paul Charles Aymard Sartre), “el sentido de la vida es la búsqueda del sentido” (algo así)

Acerca de “La Pesadilla del Existencialista”, sólo tengo una pregunta: ¿Para qué sufrir para sentirse real, existente? Con eso también recuerdo lo que dice Hannibal Lecter en “El Dragón Rojo”: “Las cicatrices nos dicen que el pasado fue verdad” (algo Así)…
En el final, el pájaro le dice “Busca”. Es porque allí está el sentido y la existencia, y no en el sentir sufrimiento para creer a través del “dolor” que estás vivo. Hay algo que negué. Lo demás… mmm… me cuesta interpretarlo.

Saludosssssssssssssssssssss!
Y perdona por no poder citar correctamente.

(Lo notaste. Ahora nadie podrá usurparme)
¡¡¡Que vuelva el existencialismo!!!

LuzdeLuna ...

Holaaa Lethargus Firmus!
Vaya! me alegro que hayas dejado de ser anónimo!! :D

Después de sacar el nobel, después de sus tratados matemáticos, después de toda una vida como filósofo, activista político y montones de obras como escritor, para 1954 se tomó la licencia de escribir cuentos, y acá saca a relucir su ironía y sarcasmo.
Claro que en los cuentos hay algo de verdad y algo de ficción, por eso no encontraste su personaje! :)

Te recomiendo el libro completo, es excelente, más adelante lo voy a postear .
Saludos

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio