El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




No es primera vez


No es primera vez

Soy un coágulo, suspendido, vertical.
Lentamente en el oscuro éter, útero que
habito, empiezo a generar mis vísceras.
Puedo sentir a todos mis iguales, viven
el infraletargo: nada pulsa aún con
violencia en ellos. Esto me regocija: mi
estado es de evolución absoluta. Me
condenso, soy mi propia fuerza de
gravedad y la aumento. Pienso un
corazón y comienzo a henchirlo, le
procuro una coraza de carne entramada,
un sanguíneo recorrido y lo corono con
la bestialidad del poeta, la misma que
conocerán mis hermanos por la torpeza
de sus nacimientos.
Lo esencial ya está hecho. Ahora cabe
la metamorfosis grandiosa: alas brutales
emergerán de mi espalda, patas y garras
las seguirán, y a éstas, una sonrisa
fascinante y atroz. Mi carcajada, una
vez más, hará temblar a Dios: no es
primera vez que nazco.

Gina Hasbún (Chile)

3 Comentarios:

kaisser ...

Muy buen texto que describe el despertar de los demonios que permanecen dormidos hasta alcanzar su perfeccionamiento…

Un beso amiga, y en espera del regreso de tu ostracismo voluntario

Anónimo ...

hey buena banda
mi amigo

lucy ...

me gusto mucho tu escrito..me gustaron los colores que le diste a las palabras, me gustaria lee mas..

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio