El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




Satanases - Eduardo Galeano




Satanases
Eduardo Galeano
Los diarios publicaron la noticia: un aciago día del año 1982, el Demonio visitó, en forma de ama de casa, las habitaciones del Vaticano. Para conjurar al Demonio, metido en el cuerpo de una mujer que aullaba arrastrándose por los suelos, el papa Juan Pablo II pronunció los viejos exorcismos de su colega Urbano VIII.
Esas fórmulas, martillo y azote del Diablo, venían de una época exitosa. Había sido el papa Urbano VIII quien había arrancado, de la cabeza de Galileo Galilei, la diabólica idea de que el mundo giraba alrededor del Sol.
Cuando el Demonio apareció, en forma de becaria, en el Salón Oval de la Casa Blanca, el presidente Bill Clinton no recurrió al anticuado método católico. En cambio, para espantar a Satanás Clinton ensayó unos bombardeos sobre Sudán y Afganistán, y después arrojó un huracán de misiles desde el cielo de Irak. De inmediato, las encuestas de opinión pública revelaron que el Diablo se batía en retirada: ocho de cada 10 estadunidenses apoyaron ese ritual de las armas, y de paso confirmaron que Dios estaba, como siempre, de su lado.
Hombre prevenido vale por dos: aunque Clinton ahuyentó al maligno y pudo seguir siendo presidente del planeta, sus conjuros no han cesado. Irak, tierra besada por la boca llameante de Satán, donde acechan las serpientes y las armas químicas y biológicas, sigue recibiendo periódicos ataques aéreos. Y también continúa sufriendo el incesante cerco económico de castigo, que le impide vender y comprar. El bloqueo económico había comenzado, hace una década, cuando otro presidente, George Bush, había lanzado su propia Cruzada contra estos infieles del Islam.
La modernización
Después de su combate cuerpo a cuerpo contra el Demonio, el papa Juan Pablo II no quedó muy convencido de la eficacia diablicida de los conjuros tradicionales. Y a principios de este año el Vaticano dio a conocer un nuevo Manual del Exorcista, que incluye una guía práctica, actualizada, para identificar a los endemoniados. Entre las características inconfundibles de los poseídos por Satán, no figura el uniforme de general del ejército chileno. El identikit del Vaticano tampoco menciona la hernia de disco, ni la inmunidad diplomática.
El presidente Clinton, por su parte, también ha modernizado el método estadunidense de lucha contra el mal. Aunque los generales del Pentágono siempre arden de ganas de invadir a alguien, la Casa Blanca prefiere bombardear de lejos. Así se mata sin riesgo de morir. Al cabo del castigo de tres días y tres noches contra los maleficios de Irak, el año pasado el contralmirante Cutler Dawson hizo el balance y reconoció que mejor, imposible. «No hay ni un solo rasguño en ninguno de nuestros aparatos», comprobó el marino.
La diablada
Más vale así. La tarea será larga, en este mundo ancho y ajeno. Allá por el año 1569, el demonólogo Johan Wier había contado a los diablos que estaban trabajando en la Tierra, a tiempo completo, por la perdición de las almas. Este especialista registró 7 millones 409 mil 127 diablos, divididos en 79 legiones. Desde aquel censo, mucha agua ha pasado bajo los puentes del infierno. Ahora, ¿cuántos suman? Difícil saberlo. Los demonios continúan siendo demonios, amigos de la noche, temerosos de la sal y del ajo, pero sus artes de teatro dificultan el conteo.
Sin embargo, y calculando muy por lo bajito, no resultaría exagerado estimar que por lo menos ocho de cada 10 miembros del género humano merecen estar bajo sospecha. Un criterio estadístico elemental empezaría por sumar a los gentíos que no son blancos: sus pieles de colores demoniacos, que van desde el negro carbón hasta el amarillo azufre, delatan una inclinación natural al crimen. Entre ellos, es imprescindible tener en cuenta a los mil 300 millones de miembros de la secta de Mahoma. Desde hace mil 400 años, estos engañeros usan turbantes para ocultar sus cuernos, y túnicas que tapan sus colas de dragón y sus alas de murciélago. Pero ya Dante había condenado a Mahoma a pena de taladro perpetuo, en uno de los círculos del infierno de La divina comedia; y dos siglos después, Martín Lutero había advertido que las hordas musulmanes, que amenazaban a la cristiandad, no estaban formadas por seres de carne y hueso, sino que eran «un gran ejército de diablos».
A la portación de piel, habría que agregar la portación de ideas: ¿Cuántos suman los enemigos del orden? También ellos son hábiles en el oficio de la transfiguración. Hoy por hoy, el color rojo fuego se usa poco en el mundo, pero los subversivos disponen de todo el arcoiris para reciclarse, y bien saben usar máscaras y disfraces y otros ardides aprendidos de sus viejos amigos, los cómicos de la legua.
La misión divina
Y la lista no termina allí. Habría que sumar otras multitudes. Tantos son los demonios y los endemoniados que pareciera vacío el infierno.
No es cosa de generalizar, sin embargo. Entre los musulmanes, por ejemplo, también hay santos, como estos jeques y reyes del desierto que brindan a Occidente petróleo barato y son los mejores compradores de armas. Ellos aman tanto la democracia, que jamás la usan, para que no se gaste.
También supo ser santo, hasta hace poco años, Saddam Hussein, que al fin y al cabo es un dictador laico, y sigue teniendo un primer ministro cristiano. Durante los años de la guerra entre Irak e Irán, él fue un modelo de virtudes. Pero después, Saddam se puso al servicio de Satán, y del infierno recibe sus vitaminas.
El príncipe de las tinieblas, glotón devorador de cuerpos y almas, no descansa los domingos; y tampoco descansan sus funcionarios. Contra Irak, toda dureza es poca; y toda distracción puede resultar fatal. ¿El Pentágono necesita 2 mil millones de dólares más? Clinton le otorga 12 mil millones. Cuando las guerras van bien, la economía va mejor. Estados Unidos, que tiene el mayor presupuesto militar del planeta y fabrica la mitad de las armas que el mundo produce, vive una radiante prosperidad que el mundo entero envidia.
Lesley Stahl entrevistó a la canciller Madeleine Albright, el 12 de mayo de 1996, en el programa televisivo Sesenta minutos. Hablando de las sanciones económicas contra Irak, que estrangulan al país, el periodista preguntó:
—Se dice que medio millón de niños iraquíes han muerto, como consecuencia de las sanciones. ¿Cree que vale la pena?
—Nosotros creemos que vale la pena— respondió la señora Albright.
Tres años después, todo indica que el exorcismo va para largo. «Es más difícil matar a un fantasma que a una realidad», había comprobado, hace ya unos cuantos años, la novelista inglesa Virginia Woolf (1882-1941).



6 Comentarios:

Carcerre ...

Excelente blog. Llegué aquí por un amigo, pero estaré por acá seguido. Te invito a que te pases por mi blog www.elhombredelasleyes.blogspot.com

Luzdeluna ...

Gracias por tu visita y ojala te conviertas en un lector asiduo de mi blog!
Pasare por el tuyo a conocerlo!
Saludos!

Juanjo ...

Hola luzdeluna,he pasado a hacerte una visita y de paso leer alguna de tus entradas.
Un saludo - Juanjo

Luzdeluna ...

Hola Juanjo! que gusto que vuelvas a visitarme! Saludos!!

Bastian Von Tunnen ...

No lo conocia... muy bueno!
Un groso Galeano!
Saludos!

Luzdeluna ...

los artículos de Galeano aunque sean antiguos no pierden vigencia! por eso siempre posteo sobre él, no importa cdo emitió su opinion! seguro que aun se aplica!
saludos

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio