El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




El Infierno




El Infierno

"En el Infierno un diablo grita a otro «Pega, desuella, ahoga, mata, asesina sin perder tiempo; pon sin tardanza a éste en las llamas, arroja a éste a los hornos y a las calderas hirvientes». Y las mujeres vanas tendrán entre sus brazos un crudelísimo dragón inflamado, o si mejor lo prefieren un diablo en forma de dragón, el cual les ligará con su cola serpentina los pies y las piernas, al mismo tiempo que herirá todo su cuerpo con sus crueles garras, pondrá su babeante y apestosa boca sobre la de las condenadas y vomitará dentro de ellas llamas de fuego y azufre con ponzoña... y finalmente, este dragón les causará mil dolores... y todos los condenados gritarán azuzando contra ellas a los demonios".

Desde muy antiguo se concibió al Universo como una "esfera" dividida en tres planos físicos, cada uno representaba la morada de los dioses, los hombres y los demonios: Cielo, Tierra y Averno respectivamente. El Averno, o Infierno, era el lugar donde habitaba Satán, los diablos y los demonios, y era, por descripción mayoritaria, una región inhóspita y de oscuridad eterna, geológicamente caracterizada por desiertos insondables y profundísimas cuevas.

El Infierno (del latín infernum, "Inferior") o Averno (del latín avernus, "Infierno") fue creado por Dios desde antes que el mundo físico existiera... "Antes no hubo cosas temporales, sino cosas eternas"; no obstante, algunos dicen que surgió como consecuencia natural e inmediata del pecado. Está situado en el centro de la Tierra, según la creencia general, su fuego es cien veces más caliente y sus llamas más abrasadoras, y por lo habitual se dice que no es uno, sino cuatro en total: Infierno, Purgatorio y Limbos (dos: Limbo de los Justos o Seno de Abraham y Limbo de los Niños).

"Una descripción de Sir Owein acerca del lugar, ubicado en la caverna que daba paso al Purgatorio de San Patricio, en Lough Derg (Irlanda), detalla que es 'una extensa llanura, lugar lleno de dolores y miserias. Estaba cubierto de desdichados de ambos sexos y de toda edad, desnudos y tendidos boca abajo, sujetos al suelo con clavos de hierro candente, horriblemente torturados; los demonios corrían por sus espaldas y los martirizaban a latigazos. En otra llanura en que los condenados yacían de espaldas: dragones de fuego estaban sentados en sus pechos, en los que hundían sus dientes de fuego; otros tenían alrededor del cuello, brazos y piernas, serpientes de fuego que metían los dardos de sus horribles bocas en sus corazones. Algunos tenían en el pecho sapos enormes y hediondos que con sus gargantas disformes hozaban en sus carnes, buscando el corazón. En otro lugar, los condenados estaban colgados en ganchos de hierro enrojecido, en medio de humaredas de azufre o atados a ruedas de fuego, o eran rociados sin cesar con metales derretidos".
"Desde una alta montaña se observan a los reos en inmensa multitud, que enteramente desnudos y curvados sobre la punta de los pies, vueltos al lado Norte, pálidos de espanto, esperaban la Muerte. De pronto, se levantó un violento torbellino de viento y los lanzó a todos al otro lado de la montaña, a un río fétido y frío, en el que cayeron gimiendo y llorando. Había una llama negra que salía de un pozo y exhalaba sofocante olor a azufre; esta llama lanzaba al aire cuerpos de hombres desnudos que parecían centellas de fuego, y que luego volvían a caer en el pozo ardiente: cuanto más se descendía en él, mayor era el abismo y más atroz el suplicio...'"

A través de tratados demonológicos antiguos, se arguye que el Infierno está dividido en siete círculos:
Gehenna, para los musulmanes;
Ladha, para los judíos;
Holama, para los cristianos;
Suir, para los sabios;
Sakar, para los magos;
Djahem, para los idólatras;
Harvigar, para los ateos.

Dentro de estos siete círculos hay otros siete círculos concéntricos, destinados a los pecados de los sentidos y de las partes corporales:
Sichin, el de la vista;
Alhathma, el del oído;
Ladhi, el de la lengua;
Sacar, el de las manos;
Asair, el del vientre;
Alchahim, el del sexo;
Chahanam, el de los pies.

Además, tiene siete puertas de acceso, guardadas cada una por diecinueve ángeles; los condenados están entre las llamas y el azufre, sujetos a grillos y cadenas, rodeados de serpientes, ranas y cornejas.

El lugar se halla distribuido en dos partes: Una está destinada a castigar los pecados externos o de acción; la otra, los internos o de pensamiento... En una parte se encuentran los ateos y los incrédulos, en la otra los politeístas y los hipócritas.
Las penas del Infierno o Báratro (del latín barathrum, y éste del griego "Averno") se designan con palabras latinas, y son:
Pix, pez hirviendo;
Nix, nieve helada;
Nox, noche oscura;
Vermis, repugnantes gusanos;
Flagra, fuego ardiente;
Vincula, pesadas cadenas;
Pus, supuración asquerosa;
Pudor, innoble vergüenza;
Horror, horror sin fin.

La mitología Clásica muestra al Averno como un "inmenso globo distante del Cielo tres veces lo que el centro de la Tierra del Polo, roeado de tres bóvedas de fuego devorador; está circundado por cinco ríos antiguos:
Stix / Estigia,
Aqueronte / Aquerón,
Cocyto / Cocitos,
Flegetón / Pirifligetón,
Leteo.

En el portal están la Muerte y el Pecado y comunica con el mundo por un puente construido cuando Adán pecó. Dentro, las Furias arrastran a los precitos del hielo al fuego y del fuego al hielo..."



3 Comentarios:

Sir Aedan de la Trova ...

whoooo
no me gustaria ir ahi
aunque quizas si tan tocando bandas de Rock en vivo , puede que de alla sea
jajaja

un beso

Luzdeluna ...

ufff con razon tanta gente se va a confesar! con un infierno asi todos desearian no pecar! jajajaj

Sir Aedan de la Trova ...

¬¬

jajajaja

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio