El sueño…
el sueño es el hermano de la muerte.
Así que túmbate bajo este esqueleto en la frialdad de la tumba.
Permite que el abrazo de sus muertos brazos
te mantenga totalmente a salvo y dormido.
Enterrado en un sueño…
silenciosamente….
Para siempre bajo tierra




¡Pobrecitos los cubanos!



¡Pobrecitos los cubanos!

Mario López

La lluvia constante de mentira y propaganda basura que los medios irrigan todo el tiempo contra Cuba ha logrado crear una atmósfera herrumbrosa de la tierra del son.

El latinoamericano promedio cuya información deriva en exclusivo de la televisión, la radio y uno que otro titular de prensa tiene la impresión que los parientes de Martí hacen parte de una comunidad andrajosa que deambula nostálgica a través del malecón añorando el norte, sin nada que comer y cuyas viviendas acusan derribo.

Y claro, es natural que así se piense. En toda América y en buena parte del mundo colonizado por el pensamiento de occidente se parte de la idea que el éxito y el desarrollo dependen de la cantidad de cosas que logres acumular y comprar. La democracia en nuestros países quedó reducida a la manía insatisfecha de consumir cuanta bagatela exhiben en las vitrinas de los centros comerciales. No importa para qué, ni cuánto valga, la libertad y la satisfacción es adquirir. Comprar, desechar y volver a conseguir. Ya no somos ciudadanos, somos consumidores. Dejamos de ser vecinos, ahora somos clientes. Nuestro sentido de humanidad quedó reducido a los extractos bancarios y a los cupos en las tarjetas de crédito. Dime cuántas millas de vuelo tienes y te diré que tan buena persona eres.



Si los habaneros no van con zapatillas de marca sometidos por los tableros de contacto de los celulares, mientras sus oídos retumban con los Ipods de reciente generación, su vida no tiene sentido, son los parias del planeta.

Pero la vida es mucho más que ese espejismo. La humanidad camina inexorablemente hacia la fraternidad y el respeto ante la inteligencia y el talento. Mientras tanto hemos perdido todo asomo de dignidad y sentido solidario. Por eso muchos repiten sin fundamento "amo mi sistema, pobres los cubanos". En esa frase está el triunfo de los medios masivos pero no de la realidad.

Acaba de conocerse el resultado de un estudio sobre la calidad de la educación escolar de Suramérica y el Caribe y el balance es deprimente. Nuestros infantes tienen problemas de aprendizaje, les cuesta comprender un texto, no logran inferir y mucho menos interpretar o recrear con su propia opinión situaciones o circunstancias elementales. Desde la Argentina hasta México, pasando por el Caribe, estamos levantando una generación sin opinión, sin conocimientos, sin sentido de la realidad, huérfanos de contexto, pero eso si, diestros y expeditos para la moda y los estatus sociales provenientes de Europa y Estados Unidos y determinados por el consumo. Todo ello compromete a millones de seres humanos en la edad irrepetible, entre los 7 y los 13 años de edad, que concurren a centenares de miles de escuelas en donde se supone se "educa y capacita" al futuro de nuestras sociedades. Pero ante ese panorama hay una honrosa excepción: Cuba.

El informe producido a expensas de la UNESCO, denominado Segundo encuentro regional comparativo y explicativo, SERCE, incluye un amplio estudio en 16 países sur y centroamericanos. La prueba evaluó a 200 mil estudiantes, ubicados en 8.500 aulas, correspondientes a 3000 escuelas de la región. La gran conclusión es que la situación económica, los mecanismos de distribución del ingreso, el modelo de desarrollo inciden en el rendimiento de los escolares. Los infantes requieren de un ambiente y de un contexto propicio para desarrollar su desempeño cognitivo.

Si hubiese una manera objetiva de calificar el carácter positivo o negativo de la validez de un sistema social este debería acreditarse en los ojos de los niños. En Matemáticas, Ciencias Naturales y Lectoescritura Cuba aventaja a Latinoamérica. Sus guarismos están muy por encima del promedio. La isla ha logrado borrar en positivo la diferencia entre escuela rural y urbana como aún se mantiene en el subcontinente. La soledad de Cuba no solo se da en el desprecio ideológico impuesto, sino por que no hay quien la acompañe cuando de emular se trata en el campo de la educación y el bienestar escolar.

¿Por qué el niño cubano tiene tan buen rendimiento? O cambiemos el sentido de la inquietud, ¿por qué los millones de escolares de Suramérica y el Caribe, sin incluir a Cuba, tienen una formación tan mediocre? No se supone que nuestros sistemas se fundamentan en la libertad la democracia y progreso capitalistas. Que el régimen cubano es opresivo, niega las libertades, está sujeto al pensamiento único y sus condiciones de vida son miserablesÂ… Es lo que vomitan a diario los medios de prensa. En qué queda la futilidad de tanta basura lanzada abusando de la ignorancia de la población.

Pero claro, muchos se resistirán a creer ante la evidencia y otros pondrán bajo sospecha el trabajo de la UNESCO, preferirán seguir embriagados con la libertad y la democracia que impulsa Washington y que con lujo de detalles ha logrado cercar nuestras ciudades de Villas Miseria en el sur, Favelas en Brasil, comunas y barrios de invasión en Colombia, ranchos y barriadas en Venezuela, covachas y cinturones de miseria en Centroamérica... El mercado ha logrado el milagro: ¡Ya no somos pobres, ahora todos somos miserables! Millones de hogares se disputan con las ratas y los perros callejeros la comida entre la basura. Pero no importa, porque el progreso permitirá cada cierto tiempo inaugurar un luminoso centro comercial y siempre tendremos la posibilidad de hacer un pedido a domicilio al MacDonal's más cercano. ¡Qué viva la libertad, pobrecitos los cubanos!

fuente


Una visión sobre Cuba

Maria Dirlene TRINDADE MARQUES

Traducido por Antonia Cilla


Un grupo de brasileños de Minas Gerais hemos estado en Cuba con las Brigadas de Solidaridad del 20 de enero al 5 de febrero de 2008.

La carta de renuncia de Fidel, los comentarios de la prensa y los de las diferentes personas con las que hablé, me llevan a escribir este texto desde lo que viví, vi, oí, observé y estudié.

Influidos por la enorme propaganda llevada a cabo por la prensa, llegamos a Cuba buscando la miseria y la dictadura. Y, para nuestro subconsciente, el pueblo debía ser muy pasivo y muy obtuso para mantener una dictadura desde hace 49 años.

¿Y qué fue lo que encontramos?
Pues encontramos, y esto nos produjo un gran impacto, un pueblo con un nivel cultural muy por encima de la media del pueblo brasileño. Fuimos libres de ir y venir, curiosear, entrar en cualquier parte y hablar con todo el mundo. Es más, a veces de forma entrometida, entrábamos en las casas, las escuelas infantiles, en los muchos museos que hay allí. Buscábamos niños y adultos con los pies desnudos, mendigando, durmiendo debajo de las marquesinas, casas miserables. Fue cuando entendimos el cartel que había cerca del aeropuerto: «Esta noche, 200 millones de niños dormirán en las calles del mundo. Ninguno es cubano».



Otro: «Cada año, 80 mil niños mueren victimas de enfermedades que se podrían evitar. Ninguno es cubano». Sabemos que miles de ellos viven en Brasil, la 8ª economía del mundo.

Llegamos al día siguiente de la clausura del proceso electoral, en el que se eligió la composición del Parlamento, elección no obligatoria con un 95 % de participación. Y, para nuestra sorpresa, supimos que el Partido Comunista Cubano no es una organización electoral y por lo tanto no se presenta a las elecciones y tampoco postula candidatos. Los aspirantes se eligen directamente en las asambleas públicas de las diferentes organizaciones que existen: de barrio, mujeres, jóvenes, estudiantes, campesinos. Después se reúnen por región, estado y, por último, a nivel nacional. Los representantes nacionales eligen al presidente y vicepresidente. Los representantes, en cualquier momento, pueden ser destituidos por sus bases siempre y cuando no respondan al proyecto por el cual han sido elegidos. Vimos como el 46% de los elegidos son mujeres (¡en Brasil, llegamos a la cuota del 30% de participación de las mujeres!). La estructura del funcionamiento está más próxima a una democracia directa.

Me parece una contradicción llamar dictadura a éste proceso. Seguramente es diferente de la democracia burguesa, en la que después de depositar el voto en la urna termina la obligación del elector. Los críticos se empeñan en argumentar que «lo que es bueno para los EUA, es bueno para el resto del mundo».
[...]
Lo más grande de esta isla pequeñita, con un pueblo lleno de dignidad y coraje, ha sido demostrar al mundo que es posible construir una sociedad basada en el ser humano y no en la mercancía y la acumulación de capital. Y esto es una amenaza para el mundo capitalista, lo rechaza la prensa burguesa y los sectores medios que quieren imponer las condiciones de sus vidas a la totalidad del mundo. Pero Cuba no está sola. Hoy existe una red internacional de solidaridad formada por médicos y profesores cubanos en más de 100 países, la Operación Milagros, las brigadas de solidaridad y todos aquellos que creen que Otro Mundo es Posible y que luchan por su construcción.

Fuente: http://www.cofecon.org.br

2 Comentarios:

Bastian Von Tunnen ...

Ah... leo esto y lo primero que me pongo a pensar es: y por casa como andamos?... muy de acuerdo con lo que lei. El mensaje es siempre el mismo, en cuba esto y lo otro, en venezuela esto y lo otro, en bolivia esto y lo otro... por lo menos se hace algo. Y ni hablar de Cuba, tengo muchos conocido que tuvieron el enorme placer de estar en esa hermosa isla. Los mejores comentarios me llegaron. Hay problemas alla? si como en todos lados, pero no hay derecho a tachar a cuba como "lo malo que terminarias siendo si no compras un ipod, celular, etc".
Y como decia al final del texto, es verdad, otro mundo es posible... Solo que tarda un poco mas...
Como siempre un placer encontrar este espacio, gracias amiga! Abrazo grande!

Luz de Luna ...

Holaa Bastian! me encanto tu comentario, tenes tanta razón!
En cuba no hay ricos con DVD, pero no hay pobres ni enfermos sin atención. No hay chicos con los celulares de última generación, pero todos, todos! tienen un plato de comida y un techo por las noches. Ya tenemos que dejar de seguir las opiniones del norte y mirar alrededor nuestro, has visto la cantidad de niños que están trabajando y no asisten a las escuelas?? y les decimos pobres a ellos!!!!
Un abrazo

Los comentarios son moderados debido a la gran cantidad de span.
Gracias por comentar!
tu opinión será publicada en breve!

 
inicio